Una comida que cura enfermos

La cafetería del Hospital White Memorial se ha transformado en un restaurante
Una comida que cura enfermos
El chef Raymond Cash de la cadena de hospitales adventista ganó el primer lugar en una competencia entre chefs.

Atrás quedaron las quejas sobre la comida insípida de los hospitales, por lo menos en Los Ángeles.

Ahora, hospitales privados como la cadena adventista que incluye White Memorial, en Boyle Heights, Glendale Adventist y Simi Valley Hospital, no sólo han contratado chefs para crear platillos sabrosos y bajos en calorías, sino también participan en concursos de cocina junto a chefs de otros hospitales.

La cafetería del Hospital White Memorial se transformó en un restaurante con muchas opciones de comida a cargo del chef Raymond Cash III, quien ganó el primer lugar en la competencia entre chefs a finales del año pasado.

“Los platillos que preparamos tienen entre 500 a 600 calorías, son bajos en grasas y sodio, y cumplen con las restricciones nutricionales del hospital”, explicó el chef Cash.

A diferencia de otros nosocomios, los hospitales adventistas no tienen disponible en sus menús carnes rojas, mariscos ni ningún pescado que se alimenta de sedimentos.

El menú diario cambia de acuerdo a los vegetales frescos de la temporada.

Como principales fuentes de proteínas, el chef Cash utiliza pollo, tofu, salmón y productos vegetarianos a base de soya o trigo como sustitución de las carnes blancas en algunos platillos.

Por ejemplo, fajitas de pollo de soya o hamburguesas con carne de trigo.

Como parte del menú, cada miércoles White Memorial y cada martes en Glendale Adventist, tienen a disposición de sus clientes un bar de sushi elaborado por el chef Soe Kamto.

“El bar de sushi y el bar de ensaladas son populares, así como la comida estilo buffet que cambia todos los días”, agregó el chef Cash.

El restaurante también tiene un área de preparación de sandwich calientes y de aguas frescas.

“Con la reforma de salud hay mucha competencia médica y de las mejores instalaciones. El restaurante que produzca comida de alta calidad, puede ser un atractivo más o hasta puede ser la diferencia”, acotó el chef.