Arcilla francesa: tratamiento de salud y belleza

Anímate a probar las propiedades depurativas de la arcilla verde.

Arcilla francesa: tratamiento de salud y belleza
La arcilla verde puede usarse en mascarillas o consumirse con agua.
Foto: Shutterstock

Es muy probable que estés familiarizada con los usos de la arcilla (en sus diferentes tipos y presentaciones) en tratamientos faciales y regeneración de la piel en general, y que incluso seas una devota usuaria y admiradora de sus beneficios.

Pues bien, resulta que este producto natural también puede utilizarse como un desintoxicante digestivo, es decir, ingerirse para eliminar toxinas y bacterias presentes en nuestro cuerpo, como te explicamos en las líneas siguientes.

Un desintoxicante natural

Aunque el consumo de arcilla pueda parecerte un poco extraño, lo cierto es que ésta es parte no sólo de la dieta de varias especies de animales, sino también de algunos grupos humanos, desde la antigüedad hasta nuestros días.

La razón es que aporta, por un lado, hasta doce minerales esenciales en nuestra dieta, como el calcio y el potasio, por ejemplo, y, por otro, absorbe una gran cantidad de toxinas, lo que facilita su eliminación. Para utilizar un símil, la arcilla se convierte en una especie de imán que atrae estas sustancias perjudiciales.

Qué es la arcilla verde

Existe un tipo de arcilla en particular, la llamada arcilla francesa o arcilla verde, extraída de determinadas playas de dicho país y cuyo color es dado por las algas, que le agregan mayores propiedades curativas, especialmente por el carácter bactericida de éstas.

De hecho, en Europa se ha popularizado su ingesta, costumbre que está extendiéndose a Estados Unidos a medida que los conocedores de terapias ecológicas descubren sus beneficios.

Cómo ingerirla

En este sentido, la experta en nutrición y remedios naturales Sandy Halliday, recomienda un tratamiento de desintoxicación a base de arcilla verde en intervalos de tres semanas seguidas por una de descanso. Se trata de que mezcles una cucharadita de arcilla francesa en un vaso (8 oz) de agua, dejes reposar dicha mezcla durante la noche, revuelvas nuevamente y la tomes en ayunas, una media hora antes de consumir cualquier alimento. Le puedes agregar jugo de limón o unas gotas de vinagre de sidra si deseas mejorar su sabor.

Aunque debes consultar primero a tu médico, sabe que lo ventajoso de este tratamiento es que puedes iniciarlo paulatinamente, de forma que controles cómo tu organismo se va adaptando al consumo de esta arcilla. Así, se sugiere empezar a tomarla durante tres días y descansar cuatro, e ir incrementando la medida durante un periodo de dos a cuatro semanas, hasta alcanzar la dosis recomendada.

Una vez asimilado sin problemas, puedes incluso doblar la cantidad y tomar la mezcla tanto en la mañana como en la noche, por ejemplo. Estamos seguros que notarás sus efectos beneficiosos en tu organismo en unos pocos meses, especialmente si la combinas con una dieta depurativa.