Líbrate de esa amistad negativa

Si te sientes mal con ella o te pone en situaciones incómodas, es hora de terminar la relación.
Líbrate de esa amistad negativa
Las amistades tóxicas te hacen sentir mal o inapropiada.
Foto: Shutterstock

A veces es difícil identificarlos, dado que al principio de una amistad, como en toda relación, es color de rosa. Pasaste muy buenos momentos con tu amiga, pero con el tiempo y la intimidad se han acentuado aspectos de su personalidad que te generan cierto malestar. Ahora que prestas atención, ya no te adaptas a lo que ella espera, te das cuentas con sus actitudes afectan negativamente tu vida.

Cómo identificar una relación tóxica

Por más que tengas una personalidad fuerte, abierta y franca, muchas personas pueden abusar de tu amistad para hacerte daño. A veces no nos damos cuenta, pero empiezan los pequeños comentarios hirientes que van minando tus logros y son una forma de maltrato.

También puede ser que solo escuches sus quejas, donde el centro es ella y sus desgracias por lo que sus charlas están cargadas de negatividad. En otros casos, ella estaba interesada en tu amistad cuando estabas soltera porque buscaba compartir la diversión, pero ahora que estás casada te menosprecia y esparce rumores sobre ti.

Todas ellas son personas que en un principio buscan tu amistad pero luego te utilizan y buscan lastimarte para sentirse mejor. Mantener una relación así solo conducirá a que te pongas en el papel de víctima y seas tú misma una persona negativa. Comprende que por más que quieras ayudarla, si ella no quiere cambiar, no lo va a hacer. Para preservarte y sentirte mejor contigo misma, es mejor terminar con una relación que te lastima.

Pequeños pasos, grandes resultados

Al identificar que esa amistad no te hacía bien, diste un avance muy importante y demuestras cuánto te quieres. Ahora puedes empezar a alejarte de ella, de forma firme y segura porque estás haciendo lo mejor para ti y tu familia.

Como explica la psicóloga Cristina Pallares Danti, al terminar cualquier relación hay que reflexionar y hacer una autocrítica para lograr una diferencia en la forma en que te relacionas con tus amistades.

A veces, con solo no contactarla comprenderá la indirecta, por lo que con algunas excusas a sus propuestas de encuentro es suficiente. Pero si pide hablar contigo, explícale de forma serena los motivos por lo que no quieres conservar su amistad. No entres en su estado alterado, mantén la calma en todo momento y concéntrate en que estás buscando una relación más sana que ella no te brinda.

Todas las experiencias que vives te enseñan algo, las relaciones negativas también. No te sientas mal por terminar una amistad, recuerda que fue una buena oportunidad para descubrir lo que te hacía mal y te dio las herramientas necesarias para identificar y tratar con personas negativas.