Amenazan con la fuerza a prorrusos

Diputados del Partido Svoboda se liaron a golpes con legisladores comunistas
Amenazan con la fuerza a prorrusos
Dos diputados se fueron contra el líder del Partido Comunista, cuando abogaba por la federalización del país y oficializar el idioma ruso.
Foto: EFE

KIEV, Ucrania .— Las autoridades ucranianas amenazaron ayer con usar toda la fuerza que les permite la ley antiterrorista si los manifestantes prorrusos no desalojan los edificios gubernamentales que mantienen ocupados en Donetsk y Lugansk, en el sureste del país.

“Si no encontramos la forma de arreglar la situación por la vía pacífica, actuaremos de acuerdo a la ley antiterrorista”, aseguró el jefe del gabinete del presidente de Ucrania, Serguéi Páshinski.

Al amenazar con la fuerza, Ucrania desoyó la advertencia que le hizo ayer la Cancillería rusa, que en un comunicado le instó a “poner fin de inmediato a los preparativos militares” para contener las protestas prorrusas, pues “podrían conducir al estallido de una guerra civil”.

Los activistas prorrusos controlan desde hace dos días la sede del Gobierno regional en Donetsk y la oficina del Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, antiguo KGB) en Lugansk.

Por otra parte, varios diputados del partido nacionalista ucraniano Svoboda (Libertad) se liaron ayer a golpes con legisladores comunistas en el hemiciclo de la Rada Suprema (Parlamento) de Ucrania, lo que obligó a decretar un receso en la sesión plenaria.

La pelea comenzó cuando dos diputados nacionalistas se abalanzaron contra el líder del Partido Comunista de Ucrania, Petró Simonenko, cuando este hablaba desde la tribuna y abogaba por la federalización del país y la concesión de estatus de lengua oficial al idioma ruso.

Los nacionalistas expulsaron de la tribuna a empellones a Simonenko, en cuya defensa se levantaron los diputados del grupo parlamentario comunista.

La trifulca se generalizó y la peor parte se la llevaron los comunistas, en su mayoría personas mayores.

El grupo parlamentario comunista abandonó la sala en protesta por la agresión contra su líder.

Tras un breve receso, la Rada reanudó su sesión para examinar un proyecto de ley que endurece la responsabilidad penal por el separatismo y otros crímenes contra el Estado