Comienza diálogo en Caracas

Nicolás Maduro anuncia muerte de un policía en área de protestas
Comienza diálogo en Caracas
Manifestantes opositores al Gobierno de Nicolás Maduro participaban en una marcha nocturna, en Caracas, ayer.
Foto: EFE

CARACAS, Venezuela (EFE).— El Gobierno y la oposición comenzaron ayer el diálogo en Venezuela para tratar de encontrar salidas a la crisis política en el país en presencia de una representación de tres cancilleres de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y del nuncio en Caracas, Aldo Giordano.

Con más de tres horas de retraso en relación con el horario inicialmente previsto, el presidente Nicolás Maduro dio por iniciada la reunión tras saludar a los asistentes, entre ellos, varios representantes de la oposición entre los que se encuentra el ex candidato presidencial Henrique Capriles.

Maduro dio la bienvenida a los asistentes al primer encuentro formal y público del diálogo acordado por las partes el pasado martes tras varias reuniones de una delegación de ocho cancilleres de la Unasur.

El nuncio fue el primero en hablar para trasladar un mensaje del papa Francisco y otro del secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolín, quien se excusó de su ausencia al diálogo pero manifestó su disponibilidad para hacerlo en próximos encuentros.

En el diálogo esa representación quedó reducida a los cancilleres de Brasil, Luiz Figueiredo; de Colombia, María Ángela Holguín, y de Ecuador, Ricardo Patiño.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, informó también de la muerte de un policía víctima de un disparo de un francotirador, lo que eleva a 40 el número de fallecidos en las protestas que comenzaron el pasado 12 de febrero.

“Hoy [ayer] murió otro joven, policía venezolano, producto de un francotirador”, dijo el mandatario en cadena obligatoria de radio y televisión durante el encuentro con la alianza opositora Mesa de la Unidad Democrática.

El gobernante no dio más detalles acerca de las circunstancias en las que se produjo la muerte del policía y solo comentó que “debe haber justicia”.