El Chevrolet Impala se vendió con un defecto en los airbags

Las bases de datos de la NHTSA no señalan la causa de los fallos de airbags, por lo que no está claro cuántos casos puede estar afectados a este problema defectuoso.
El Chevrolet Impala se vendió con un defecto en los airbags
Falla de software que puede leer mal el peso de los pasajeros.
Foto: Chevrolet

General Motors Co., en medio del retiro de 2,6 millones de vehículos para una falla de encendido del interruptor que puede desactivar las bolsas de aire, también puede tener un defecto de airbag conectado a los accidentes mortales en los Chevrolet Impala, afirmó un grupo de seguridad.

El Center for Auto Safety, en una carta a los reguladores de Estados Unidos, citó una petición del gobierno por un ex investigador de GM, quien dijo que encontró una falla de software que puede leer mal el peso de los pasajeros y hacer que las bolsas de aire frontales sean inoperantes.

El consultor, Donald Friedman, está pidiendo a la Administración Nacional de Seguridad de Tráfico de Estados Unidos, abrir una investigación activa por defectos en los Chevys Impalas de los modelos del 2003 al 2010.

Friedman sostiene que ha habido por lo menos 143 muertes en choques frontales por airbags de los Impalas que no se desplegaron. Esto criterio de Friedman es según la base en los datos obtenidos de la base de datos de una colisión fatal de la NHTSA. En 98 de esos casos, los ocupantes que murieron estaban usando cinturones de seguridad.

Friedman, es un ex investigador de GM que ayudó a la transferencia de tecnología de la compañía para el Lunar Rover, ha pasado los últimos 30 años de consultor en los casos de responsabilidad de productos.

Los llamados “airbags avanzados”, introducidos en la última década para cumplir con regulaciones más estrictas de Estados Unidos, han salvado muchas vidas, mientras que la introducción de la tecnología es tan compleja que los ingenieros a veces no comprenden sus matices.

La primera generación de airbags eran desplegados a veces con tal fuerza que casi 300 personas murieron. La mayoría de las víctimas eran niños o adultos pequeños que se sientan en el asiento delantero.

Con un mandato de la NHTSA que entró en vigor en septiembre de 2003, los fabricantes de bolsas debieron recalibrarlas para implementarse con menos fuerza.

Un estudio realizado en 2010 por el Instituto de Seguros para Seguridad en las Carreteras comparó las tasas de mortalidad entre los vehículos con la tecnología de airbag mas desarrolladas, para pasar una prueba de choque NHTSA más dura con la anterior generación de dispositivos. En el estudio se encontraron más muertes en autos con los diseños más actuales, sobre todo entre los pasajeros que usan el cinturón de seguridad.

Otro análisis realizado en septiembre del 2013 por la NHTSA, utilizando una muestra más amplia de los datos de accidentes que el estudio del IIHS 2010, no mostró ninguna diferencia estadística en las tasas de mortalidad entre los dos tipos de bolsas de aire.