Dodgers guardan silencio sobre Yasiel Puig

A simple vista, Mattingly y los Dodgers han tratado de llevar las complicaciones de Puig con mucha cautela

Dodgers guardan silencio sobre Yasiel Puig
El excepcional jardinero Yasiel Puig ha sido noticia desde que se abría paso a palo limpio en las Ligas Menores.
Foto: Getty Images

Después de Fernando Valenzuela, ningún pelotero latinoamericano de los Dodgers ha tenido mayor impacto como novato que Yasiel Puig.

Será imposible olvidar cómo aquel mozalbete de 22 años de edad irrumpió en las Grandes Ligas directo de la Doble “A”, un 12 de junio del 2013, y a menos de una semana sacaba del fango a los Dodgers que se hundían en la parte inferior de la tabla de la División Oeste.

El nombre del cubano Puig ha ocupado los primeros planos de los periódicos, cadenas de televisión y programas de radio, tanto por sus deslumbrantes desempeños en el terreno de juego como fuera de él.

Ahora se abre un nuevo capítulo en su agitada vida en los Estados Unidos.

El extenso artículo de ‘Los Angeles Magazine’ relata cómo salió de Cuba el actual jardinero de los Dodgers, una travesía colmada de misterios.

“No tenemos comentario sobre el artículo”, le dijo a La Opinión Steve Brenner, vocero principal de los Dodgers, mediante un correo electrónico.

El excepcional jardinero ha sido noticia desde que se abría paso a palo limpio en las Ligas Menores.

Ahí comenzaron sus problemas fuera del terreno, aún siendo un desconocido.

Muchos recuerdan que Puig utilizó la misma velocidad con la que corre las bases y cubre el jardín derecho cuando estuvo al timón en una carretera de Chattanooga, Tennessee, donde estaba jugando a nivel Doble “A”.

Fue arrestado acusado de manejar demasiado rápido, en forma temeraria y sin portar seguro de automóvil.

Lo mismo le sucedió en Miami el 29 de diciembre pasado y también fue privado de libertad después que los agentes de tránsito lo sorprendieron conduciendo a exceso de velocidad, de acuerdo con la información que ofreció la Patrulla de Caminos de Florida.

Puig conducía un vehículo, marca Mercedes color blanco, a 110 millas por hora en una zona en que la velocidad máxima permitida es de 70 millas.

La temporada pasada, cuando los Dodgers visitaban Miami, Puig llegó tarde a un partido contra los Marlins y Don Mattingly lo dejó fuera del lineup.

La más reciente marfilada del impetuoso guardabosques antillano ocupó grandes titulares cuando llegó 45 minutos después de la hora señalada para los estiramientos y fue nada menos que en el día inaugural de la temporada en el Dodger Stadium.

A simple vista, Mattingly y los Dodgers han tratado de llevar las complicaciones de Puig con mucha cautela y en cierto grado, con guante de seda, quizás protegiendo a un joven pelotero que les cuesta 42 millones de dólares por seis años.

Puig bateó para .319 en 2013, con 19 jonrones y 42 carreras impulsadas en 104 juegos, además de 21 dobles y 11 bases robadas. Esta campaña, hasta los juegos del 14 de abril, tenía apenas .237 de promedio, un jonrón y 5 carreras producidas en 10 partidos.