Residentes de Lynwood pierden libras, suman salud y felicidad

Finaliza la inusual competencia de pérdida de peso en Lynwood.

Residentes de Lynwood pierden libras, suman salud y felicidad
Patricia L. Álvarez, con su foto antes (izq.) y después (der.). Ella ganó la categoría de mujeres al perder 38 libras.
Foto: Suministrada

Hace 12 semanas, más de 100 personas se inscribieron en la competencia de pérdida de peso de la ciudad de Lynwood. Durante este tipo, varias personas se disputaron los primeros lugares.

El ganador del primer lugar de la categoría masculina en la competencia individual es Alfonso Morales Sr., un trabajador jubilado de 63 años de edad. En la categoría femenina la ganadora es Patricia Alvarez, una madre de familia que hace dos años se retiró de esta competencia al enterarse que estaba embarazada.

Alfonso Sr. Se inscribió junto a su hijo Alfonso Morales Jr., ambos perdieron peso, pero el padre resultó ganador al perder 52 libras, para un total de 21.5% del índice de masa corporal (BMI por sus siglas en inglés). Junior perdió 30 libras y 7.5% de índice de masa corporal.

“Para perder peso hay que ponerse las pilas. No se trata solo de un ratito. Hay que tener paciencia, mucha paciencia, muchos van al gimnasio una semana y cuando no ven los resultados dicen que no les funcionó. Por supuesto que no van a ver resultados tan rápidos, toma tiempo”, asegura Alfonso Sr.

Al preguntarle sobre su dieta, Alfonso Sr. comenta sin dudar que no se trata de hacer dieta, sino de cambiar la forma de comer.

“Yo todavía me como un pedazo de steak, pero sin manteca. Me como una porción pequeña, acompañado de una ensalada grande, manzana y agua”, dijo Alfonso Sr.

Para Patricia, la ganadora femenina, la competencia la impulsó a buscar ayuda profesional para perder esas libras de más que no se fueron después del embarazo. Al principio, ella perdió muy poco peso y fue cuando se volcó a Weight Watchers.

“He aprendido a controlar las porciones que como. Creo que eso ha sido lo más importante para peso. Siempre me dan ganas de comer helado o dulces, y en lugar de privarme de esos gustitos, he aprendido a sustituirlos. Ahora si quiero un helado escojo una porción pequeña del que sea bajo en grasas… para mí es importante disfrutar la comida y aún lo puedo hacer”, dijo Patricia.

Ella perdió 38 libras, lo que se traduce en un 20% de su índice de masa corporal.

“Ha sido difícil, pero no hay que darse por vencida al enfrentar obstáculos. Yo he tenido la bendición de tener el apoyo de mi familia, quienes también me han acompañado en los cambios que he tenido que hacer”, agregó Patricia.

Ambos ganadores coinciden en que hay que mantenerse en movimiento por lo menos una hora diaria. Alfonso Sr. va al gimnasio cinco veces a la semana y además camina en una máquina en su casa después de la cena. Patricia va a clases de zumba tres días en la semana y los otros días camina una hora en su vecindario.

Tanto Patricia como Alfonso Sr. aseguran que continuarán comiendo menos y haciendo ejercicio. Ninguno de los dos ganadores quieren regresar a su peso inicial.