El poder de votar

Política

El pelotéo infame en materia migratoria, entre la Cámara de Representantes y la administración del presidente Obama sigue igual.

El último encuentro se dió entre Barack Obama y Eric Cantor, líder de la mayoría republicana en la Cámara baja. De acuerdo al primero, hizo una llamada al segundo para desearle unas felices pascuas, y de paso le recordó que es necesario que el cuerpo colegiado al que Cantor pertenece apruebe una reforma a las leyes migratorias como lo hiciera el Senado en junio pasado. Según el segundo, no hubo tal saludo de pascua sino la insistencia por parte del presidente de que se someta a votación el proyecto de ley en materia migratoria aprobado por el Senado.

Y mientras esto ocurre en las altas esferas de Washington, en nuestra propia cancha, los hispanos libramos otra lucha. Históricamente la participación de los votantes hispanos en las elecciones de medio término suele ser menor a la participación que se da en los años de elecciones presidenciales.

Y aunque una investigación del Pew Hispanic Center señala que en los últimos tiempos, el número de votantes hispanos en las elecciones de medio término se ha incrementado en comparación a la elección inmediata anterior, los números no son tan satisfactorios. De acuerdo a este estudio, cerca del 32% de los hispanos elegibles para votar participaron en las elecciones de medio término de 2010, este mismo número fue de casi 49% para los anglosajones y de 44% para los afroamericanos.

Pero este año hay una preocupación particular ya que se percibe una tremenda apatía en los electores hispanos, provocada presumiblemente por la fracasada expectativa de una reforma migratoria.

Esto ha llevado a nuestras organizaciones a lanzar diferentes campañas para promover el registro de nuestros electores elegibles para que participen en las elecciones de medio término de 2014.

Es de importancia suprema que la mayor cantidad de electores hispanos participen en las elecciones legislativas de este año.

Como he mencionado en el pasado, los políticos solo entienden dos idiomas, el de el dinero y el de los votos. La mayor arma que tenemos los hispanos para hacernos escuchar es nuestro voto.

Se habla tanto del gigante que ha despertado y la verdad es que mientras ese poder que tenemos no se refleje en las urnas seguiremos siendo un gigante soso que ya abrió los ojos pero que es incapaz de ponerse en pie.

Los siguientes enlaces pueden ser de ayuda para registrarse para votar: http://goo.gl/B44OXC, http://www.votolarino.org; http://www.mifamiliavota.us

Por favor si usted es ciudadano, regístrese y vote. Hágase escuchar, eleve su voz, dígale a los políticos: “Aquí estoy y me tienes que oír”.