Keshi, el ‘Jefe’ de Nigeria rumbo al Mundial

El timonel de las 'Águilas' es todo un referente y cuenta con una experiencia completa dentro y fuera de la cancha que sin duda ayudará en su aventura en Brasil 2014.
Keshi, el ‘Jefe’ de Nigeria rumbo al Mundial
Un perfil reconocile en el banquillo de las 'Águilas' africanas.
Foto: Anesh Debiky/Gallo Images / Getty Images

El entrenador Stephen Keshi representa parte de la historia del desarrollo del futbol nigeriano: en lo individual la jerarquía y grandeza como exjugador, y como estratega la alegría y esperanza en la Copa del Mundo Brasil 2014.

Como futbolista fue de buen pie derecho, inteligente y con visión para ser una muralla en la defensa central, tanto que fue capitán de su selección en la Copa del Mundo Estados Unidos 1994 y de las “Súper Águilas” en la coronación de la Copa Africana de Naciones ese año.

Pese a todo no tuvo esa gran proyección a nivel de clubes a la altura de Nwankwo Kanu, Jay Jay Okocha, Daniel Amokachi y Sunday Oliseh, y el más trascendente equipo donde militó fue el belga Anderlecht.

Con el uniforme del Perlis, de Malasia, el apodado “El Jefe” puso fin a su trayectoria de jugador y en 1997 se trasladó a Estados Unidos, donde había jugado, para su curso de entrenador, al tiempo que tomó la dirección técnica de la Sub-20 de su país.

En 2004 llegó a la dirección de Togo y lo clasificó a su primera Copa del Mundo, la de Alemania 2006, pero semanas antes le dieron las gracias y el conjunto togolés fue dirigido por el alemán Otto Pfister, para una decepcionante actuación de tres derrotas.

Volvió al puesto de entrenador de Togo y de ahí al equipo de Mali, entre 2008 y 2010, y el 2 de noviembre de 2011 cumplió su sueño de convertirse técnico del equipo de su país.

El 10 de febrero de 2013 ganó su mayor trofeo: la Copa Africana de Naciones, al conducir a Nigeria al triunfo por 1-0 sobre Burkina Faso, siendo el segundo hombre en lograr la hazaña de ganar el trofeo como jugador y entrenador, tras el egipcio Mahmoud El Gohary, en 1959 y 1998.

Después cumplió la meta de clasificar a su país a la Copa del Mundo Brasil 2014 y es analizado como un entrenador que le agrada un futbol vertical y ofensivo. Su experiencia como exfutbolista mundialista le ayudará a sortear su máxima prueba en Brasil.