Un nuevo alcalde inicia otro capítulo para Bell

El funcionario, originario de Jalisco, promete una gestión transparente
Un nuevo alcalde inicia otro capítulo para Bell
Nestor Enrique Valencia, el nuevo alcalde de la ciudad de Bell, durante la ceremonia de toma de posesión que se llevó por primera vez en la ciudad misma.
Foto: La Opinión - Jorge Morales

Nestor Enrique Valencia tomó posesión como nuevo alcalde de Bell en un evento llevado a cabo la noche del jueves con el que celebraron el cierre de un capítulo negro en la historia de la ciudad, luego de la sentencia a prisión del ex administrador Robert Rizzo.

“Empezamos un nuevo capítulo, una cultura nueva de hacer gobierno, no queremos que Bell empiece de nuevo con intereses especiales”, dijo el alcalde Valencia.

De 49 años de edad, Valencia es originario de Cihuatlán, Jalisco, México, y será quien quien encabece el nuevo Concejo Municipal junto con Alicia Romero como vicealcaldesa, y los concejales Violeta Álvarez, Ana María Quintana y Ali Saleh.

“Aún hay mucho trabajo por hacer en Bell y esperamos que para fines de año se abra ya el Centro de Negocios de Bell, el cual tendrá trabajo con la compañía FedEx y con la ciudad de Commerce”, mencionó. “Eso nos va a ayudar en la economía de la Ciudad, además de los planes de desarrollo económico para las avenidas Atlantic y Gage”.

Valencia enfatizó que el nuevo Gobierno se enfocará en la transparencia, al colocar en línea todos los reportes financieros de la Ciudad y con la realización de reuniones de concejo más eficientes.

“¿Qué pueden esperar los residentes de Bell del nuevo alcalde?: un Gobierno de puertas abiertas, que les regresaré las llamadas telefónicas y que vamos a trabajar juntos, me voy a comprometer con el pueblo”, respondió.

La toma de posesión oficial, una ceremonia que se realiza por primera vez en la ciudad, dijo que es para celebrar el cambio de posiciones y para que la comunidad conozca al alcalde.

Valencia dijo tener preocupación por amistades de antiguos funcionarios corruptos que tal vez intenten retomar el poder para proteger los intereses especiales y no aquellos de la comunidad.

Las recientes condenas al ex administrador de la ciudad de Bell, Robert Rizzo y a su asistente, Angela Spaccia — 12 años y 11 años con ocho meses, respectivamente— hacen parte del proceso de saneamiento impulsado desde la misma comunidad.

Cinco concejales que hicieron parte de la misma administración esperan sus sentencias finales a mediados de año, luego de llegar a un acuerdo con las autoridades. Se espera que reciban cuatro años de cárcel.