Muere Rubin Carter

'Hurricane', a los 76 años, pierde pelea contra el cáncer
Muere Rubin Carter
Rubin Carter fue diagnosticado con cáncer en 2011.
Foto: EFE

TORONTO (EFE).— El exboxeador Rubin “Hurricane” Carter, que pasó casi 20 años en prisión en Estados Unidos por tres asesinatos que no cometió y cuya historia inspiró una famosa canción de Bob Dylan, falleció ayer en Toronto a los 76 años de edad.

“Hurricane” Carter, como era conocido, murió en la ciudad canadiense tras una larga lucha contra un cáncer de próstata.

Carter empezó a boxear tras alistarse en el Ejército estadounidense. Pero tras su baja, pasó cuatro años en prisión por robo.

Tras salir de la cárcel, en 1961 regresó al boxeo para convertirse en profesional de peso mediano. Entonces, parecía tener un prometedor futuro tras acumular más de una docena de victorias, en su mayoría antes de tiempo, lo que le valió el apodo de “Hurricane”.

Pero en 1966 Carter fue arrestado junto con un amigo y acusado del asesinato de tres personas en Nueva Jersey.

Tanto Carter como su amigo, John Artis, negaron en todo momento su implicación en los asesinatos, pasaron sin problemas un detector de mentiras.

En 1974, Carter publicó la autobiografía “The Sixteenth Round”, que atrajo la atención del cantante Bob Dylan y del ex boxeador Mohamed Alí.

Dylan se reunió con Carter en prisión y, tras quedar convencido que el ex boxeador era inocente, organizó varios conciertos benéficos para exponer su caso y en 1975 escribió la canción “Hurricane” que se convirtió en uno de los mayores éxitos de su tiempo.

Pero en 1979 una adolescente negra que vivía en Canadá convenció a un grupo de canadienses, entre ellos los abogados Leon Friedman y Myron Beldock, de iniciar una campaña para lograr su liberación.

Sus esfuerzos dieron resultado. En 1985 un juez federal dictaminó que la Fiscalía había actuado de mala fe durante los juicios anteriores.

Posteriormente, Carter se convirtió en un activista a favor de la liberación de presos que, como él, habían sido condenados por crímenes que no habían cometido.