Se intensifica competencia para ser Sheriff de L.A.

Latinos y afroamericanos serán clave para elegir al sustituto de Lee Baca.
Se intensifica competencia para ser Sheriff de L.A.
La elección del Sheriff será el 3 de junio. De no haber un ganador, los dos candidatos con mayoría de votos irán a una segunda vuelta en noviembre.
Foto: La Opinión - / Ciro César

Latinos y afroamericanos, los grupos étnicos que ocupan el 80% de las celdas del condado y que más fueron impactados por la negligencia y el excesivo uso de la fuerza durante la administración del Sheriff Lee Baca, jugarán un papel primordial para la elección del nuevo líder de la corporación.

Ambas comunidades representan el 36% del padrón electoral, porcentaje que será determinante en el proceso electoral más competitivo en la historia de Los Ángeles para elegir a un Sheriff.

“Tal vez nunca haya habido una elección tan competitiva y con tantos contendientes”, dijo Peter Eliasberg, abogado de la Unión Americana para las Libertades Civiles (ACLU).

La última elección competitiva que se recuerda es la de 1988, cuando Lee Baca ganó al entonces Sheriff Sherman Block, quien falleció días antes de la votación.

Desde entonces Baca se reeligió cuatro veces más, prácticamente sin rival, y pretendía reelegirse para un quinto término, pero en los últimos años de su administración salieron a relucir los escándalos de corrupción, discriminación racial, abuso de la fuerza y malas prácticas de contratación.

Luego se dieron a conocer los resultados de una investigación federal que llevó al arresto a 14 alguaciles, lo que derivó en su retiro de la contienda electoral y en la jubilación de Baca.

“Esta elección es especial por todas las anomalías que se detectaron a través de la Comisión Ciudadana sobre la Violencia en las Cárceles, por el enorme escándalo en el que ha estado el Departamento del Sheriff debido a la falta de liderazgo, porque se requiere de una nueva persona que sea de confianza y dedicada a resolver los problemas”, apuntó Eliasberg.

De los siete candidatos al puesto, cinco de ellos han surgido de la misma corporación, y los otros dos son de la escuela del LAPD. Sólo uno de ellos es latino (Patrick Gómez) y ninguno es de origen afroamericano.

Para Patrisse Cullors, coordinadora de la Coalición para Detener la Violencia del Sheriff en las Cárceles de Los Ángeles, esta elección es importante porque serán los latinos y los afroamericanos quienes tendrán en su voto la oportunidad de elegir al nuevo líder del departamento.

El Este de Los Ángeles, Compton o Sur Los Ángeles, mencionó Cullors, son el tipo de comunidades que han sido impactadas por la violencia del Sheriff y esta elección les está dando el poder político para colocar al nuevo jefe del departamento e insistir en la supervisión ciudadana.

“De esta forma también tendremos la oportunidad de que el Sheriff rinda cuentas a la comunidad, que sepan que estarán en la mira”, comentó. “Es un momento histórico para que el departamento cambie“.

Aunque hace falta mucho por hacer para mejorar la operación de las cárceles, la administración de las finanzas y depurar de oficiales corruptos a la corporación, dijo Cullors, un cambio de líder es necesario para avanzar en transparencia y relación con la comunidad.