Critican espionaje de EEUU en conferencia sobre internet en Brasil

El nombre de Edward Snowden resonó en la conferencia NETMundial donde líderes mundiales expresaron preocupación ante la falta de privacidad en la web
Critican espionaje de EEUU en conferencia sobre internet en Brasil
La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, habló hoy miércoles 23 de abril, en Sao Paulo, durante la apertura de la Conferencia Internacional sobre Gobernanza en Internet.
Foto: EFE

Las críticas al espionaje realizado por el Gobierno de Estados Unidos y la necesidad de una gobernanza de internet basada en el respeto a la “privacidad” centraron hoy en la primera jornada de la conferencia internacional que debate en Brasil el futuro de la red.

La conferencia NETMundial, que se celebra en Sao Paulo y concluirá mañana, cuenta con la presencia de miembros de gobiernos de los cinco continentes, muchos de los cuales condenaron el espionaje electrónico llevado a cabo por diferentes países, especialmente por Estados Unidos.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff fue la primera en abordar el asunto y calificó de “inaceptable” este tipo de espionaje, del que, según reveló el exanalista de la CIA Edward Snowden, fue blanco el Gobierno brasileño, empresas como la estatal Petrobras y ciudadanos del país suramericano.

A las críticas de Brasil, se unieron las de Cuba y Ecuador, entre otros países.

Estados Unidos, por su parte, abogó durante el encuentro por devolver la confianza al usuario de internet afectado por la divulgación de “revelaciones no autorizadas”, sin hacer referencia directa a los documentos filtrados por Snowden.

“Creemos en la confianza que le tenemos que devolver a un usuario de internet damnificado por revelaciones no autorizadas”, apuntó el asistente especial de la presidencia y coordinador de ciberseguridad de Estados Unidos, Michael Daniel.

A pesar de la condena del espionaje estadounidense, la mandataria brasileña celebró la reciente decisión de Washington de revisar el estatuto del organismo que administra los nombres y dominios en la red, el ICANN, y defendió un internet “multisectorial, multilateral, democrático y transparente”.

El departamento de Comercio de Estados Unidos anunció recientemente que está dispuesto a renunciar al control que ejerce sobre la atribución de los dominios en internet para dejar paso a un sistema de gestión global.

“A partir de ahora el nuevo acuerdo institucional y jurídico del sistema de nombres de dominios de internet debe ser construido con amplia participación de todos los sectores interesados, y no solo de los actores tradicionales”, comentó Rousseff.

En este sentido, el considerado como padre de la “web” y representante del sector académico, Tim Berners-Lee, también aplaudió el anuncio del Gobierno estadounidense de “liberar la supervisión”.

Además del sector gubernamental y académico, la primera jornada de la cita contó con representantes del sector empresarial, la sociedad civil, la Agencia de la ONU para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) y órganos supranacionales como la Unión Europea (UE), entre otros.

“¿Estamos aquí para hacer cambios y atender el llamado que la presidenta de la presidenta Dilma Rousseff hizo en Nueva York (en un discurso en la ONU), o estamos aquí para perder el tiempo?, cuestionó la vicepresidenta de la Comisión Europea y comisaria de la UE para Agenda Digital, Neelie Kroes.

Antes del inicio de las sesiones de trabajo, la jefa de Estado brasileña aprovechó la apertura de la conferencia “no gubernamental” para sancionar la ley que consagra en Brasil el principio de la neutralidad de la red y establece reglas para preservar la privacidad de los usuarios.

La medida, aprobada la víspera por el Congreso brasileño, fue elogiada por el vicepresidente de Google y representante del sector privado en la NETMundial, Vint Cerf, y Tim Berners-Lee, entre otros.

“El Marco Civil ofrece una importante salvaguarda para proteger las plataforma de internet, de los proveedores intermediarios de internet y de los derechos de los usuarios”, comentó Cerf.

La ley, entre otros puntos, obliga a las compañías a que informen de forma clara a los usuarios sobre el uso y el almacenamiento de sus datos privados, cuya venta o cesión a terceros fue expresamente prohibida por la norma.