Cuellar se opone a que el gobierno frene las deportaciones

Henry Cuellar, demócrata de Texas se ha destacado en temas de seguridad fronteriza y relación con México
Cuellar se opone a que el gobierno frene las deportaciones
Congresista Cuellar saludando al Presidente Enrique Peña Nieto.
Foto: Proporcionada

Henry Cuéllar, legislador demócrata del sur de Texas (y una parte importante del área fronteriza), no cree que las deportaciones se deban parar a través de una orden ejecutiva, tampoco -dice- una reforma migratoria debe incluir una “amnistía”.

Cuéllar, quien llegó al Congreso en 2005 y es parte del llamado Caucus Hispano, se ha caracterizado por su moderación en temas políticos y ahora está desencadenando críticas de activistas que lo ven como “un obstáculo para lograr el fin de las deportaciones”.

Pese a que ha apoyado diversos intentos por avanzar una reforma migratoria, su respaldo en esta área ha mostrado repetidamente sus límites.

Esta semana al hablar de una posible acción ejecutiva por parte del Presidente Barack Obama que detenga las deportaciones, Cuéllar dijo en una entrevista con medios locales que “este problema no se irá, necesitamos llegar a un acuerdo bipartidista así como lo hizo Ronald Reagan en 1986, pero sin amnistía, no creo en la amnistía”.

“Pienso que si vas a cambiar la ley, es el Congreso el que debe hacerlo”, dijo en otra entrevista.

El distrito de Cuéllar tiene un perfil conservador, aunque con una mayoría de población latina y eso lo coloca en una posición complicada en temas migratorios.

El mes pasado votó a favor de dos proyectos de ley altamente criticados por grupos pro inmigrantes. El primero limitaba la autoridad ejecutiva del Presidente y el segundo permite al Congreso entablar demandas contra el gobierno por no aplicar las leyes de manera apropiada.

Ambos fueron aprobados sólo en la Cámara de Representantes y no tiene futuro político, pero dan un precedente respecto a las posturas de los legisladores.

Coaliciones como “Alianza por la ciudadanía” decidieron tomar una actitud más agresiva con Cuéllar esta semana y aseguraron que es “parte de la disfunción que ha inundado a Washington cuando se trata de arreglar el sistema roto de inmigración”.

“Esperamos más de nuestros líderes electos. Los votantes los enviaron a Washington para resolver los problemas de nuestro país y no perpetuarlos permitiendo que millones de familias sean separadas”, aseguró Sue Chinn, directora nacional de campaña de la coalición.

Está eligiendo mirar hacia el otro lado mientras los niños pierden a sus padres por las deportaciones”, agregó.

“El congresista Cuéllar ha sido uno de los más grandes partidarios de la reforma migratoria y el Dream Act. Es un tema personal para él. También cree en la Constitución y las leyes de Estados Unidos y piensa que el Presidente debiera implementar las leyes aprobadas por el Congreso. Ningún Presidente, demócrata o republicano tiene el poder de hacer legislación, sólo el Congreso”, aseguró su vocera Miranda Margowsky.