Hasta que las redes sociales nos separen

Las redes sociales y otras tecnologías pueden provocar un rompimiento.
Hasta que las redes sociales nos separen
Las redes sociales no deberían ser la causa de una ruptura de pareja.
Foto: Pareja y redes sociales por Tina Franklin, disponible bajo Licencia de Atribución en http://www.flickr.com/photos/97481684@N08 / 14004529261/

La tecnología forma parte primordial de nuestras vidas. Todo el tiempo estamos usando un teléfono inteligente, chequeando las redes sociales como Facebook y Twitter y leyendo todo tipo de información gracias al acceso a internet.

Las redes sociales son parte importante de este ambiente: nos mantienen conectados con familiares lejanos, amigos que tenemos tiempo sin ver, nuevas personas y, por supuesto, con nuestra pareja. Pero, a pesar de tener esta gran ventaja, también puede ser un punto delicado en algunas relaciones románticas cuando causa problemas de celos, desconfianza, infidelidad, etc.

¿Por qué sucede esto?

Una pareja que tiene problemas causadas por las redes sociales, debe mirar un poco más allá para detectar cuál es la raíz del conflicto. Posiblemente pueda ser que la comunicación entre ambos esté dañada, lo que crea inseguridades y desconfianza que se profundizan si se añade un recurso tecnológico como éste, que da tanta libertad.

Ya que no están conversando para analizar cuáles son sus problemas, quizá piensen que la mejor manera de saber qué está pasando con la pareja es ir a su perfil en alguna red social y analizar todo lo que hace. Si haces esto, debido a la tensión de la situación cuestionarás todo lo que tu pareja ha hecho: con quién ha hablado y con quién ha hecho amistad, y estarás más insegura que de costumbre.

Con esta actitud, entrarás en un círculo vicioso que podría crear malos entendidos graves que los separen.

Tómenlo en serio

Parte de las reglas establecidas entre ambos podría ser dejar muy claro que las relaciones formadas en redes sociales no deben ser tomadas a la ligera, y que no se deben tener conversaciones que estén fuera de lugar y que rayen en la infidelidad. Es importante que ambos entiendan que, aunque no haya contacto físico con esos terceros con los que se habla, igualmente pueden herir a la pareja.

La comunicación es clave

Antes de acosar cibernéticamente a tu pareja, trata de crear una conversación para que se digan las cosas que les han molestado y la manera en que se sienten en su relación, manteniendo una mente abierta.

Hablen acerca de las redes sociales si es un punto delicado para ustedes, pongan reglas acerca del tiempo que dedican para revisarlas y expliquen los posibles malos entendidos creados por una fotografía que desconoces o una actualización que quieres saber qué significa.

La psicóloga de parejas Regina Vides recomienda mantener una comunicación abierta, honesta y constante para que no se sientan amenazados por redes sociales.