Futbolista aficionado a plenitud

Goleador de liga local cumple su sueño de jugar a nivel amateur
Futbolista aficionado a plenitud
'Danny' Martínez dice que no alcanzar el profesionalismo no le impidió cumplir su sueño de ser futbolista.
Foto: para La Opinión - Iliana Salguero

Su sueño era jugar con el Atlas pero a pesar de su trabajo y de su gran esfuerzo, Daniel Martínez no pudo lograr su objetivo.

Eso sin embargo, no impidió que se realizara como jugador de futbol.

Danny, como se le conoce en el futbol local, se alzó como campeón de goleo por tercer año consecutivo en la Premier Soccer League, con los Súper Chivos, tras anotar 20 goles en 16 partidos.

“Yo quería ser profesional, me fui a probar con el L.A. Galaxy, las Chivas USA y con el América, no duró mucho, pero lo intenté”, comentó Martínez.

Las cosas no funcionaron para el delantero pues una lesión y el extrañar a su familia lo obligaron a volver al futbol amateur, donde no solo ha conseguido varios campeonatos y más de 15 trofeos de goleador, sino que también ha logrado crear un nombre que le ha permitido ser acechado por varios equipos que lo llaman para pedirle que se convierta en su delantero estrella.

“No llegué a cumplir mi sueño pero sigo jugando en el deporte que más me gusta y soy muy feliz, mientras lo pueda seguir haciendo voy a ser feliz, hasta que mis piernas me digan que ya no”, afirmó.

Es tan grande el talento del jugador de 30 años que actualmente milita en tres equipos: Trigueros, de la Liga Morazán, con la que se coronó campeón de la Copa Verizon, Primos de la Liga Downey y Jalpita de la Liga Beldevere.

Además, hace un par de semanas concluyó su participación con los Súper Chivos de la Liga Premier.

Para Danny, el tener la oportunidad de jugar al futbol no solo es por diversión o por el gran amor que siente por el deporte, sino que su don para anidar la pelota en la red le ha permitido convertir el balompié en un segundo trabajo, pues en algunos de los equipos para los que juega recibe una remuneración económica.

“Que un equipo se fije en mí me obliga a dar más que el cien por ciento. Para mi significa que tengo un buen nivel para que me den lo que me están dando. Económicamente me ha ayuda muchísimo para los ‘billes’, compras, diversión y en muchas otras cosas”, dijo.

El sueño de jugar a nivel profesional ha quedado atrás para Danny, pero el deseo de seguir en el futbol lo ha llevado a cultivar otro gran objetivo, convertirse en entrenador.

Para lograr esa meta ya está trabajando en ello pues desde hace dos años es el director técnico de Lady Trigueros en la Pride Soccer League.

“Me gustaría ser entrenador de Universidad, si tengo que ir a las escuela o tomar clases lo haría, y porque no, ser profesional y pensar en MLS, ese es mi sueño ahora”, apuntó.