Marchan en Los Ángeles contra el tráfico de menores

El alcalde Eric Garcetti encabeza la protesta
Marchan en Los Ángeles contra el tráfico de menores
La marcha contra el trafico de menores en la avenida South Western de Los Angeles.
Foto: Twitter ‏@CoCoSouthLA

LOS ÁNGELES- El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, junto a otras autoridades y funcionarios de la ciudad y del condado participaron hoy en una marcha de protesta contra el tráfico sexual de menores, una problemática que cada día obliga a más de 3 mil menores a ser víctimas de explotación sexual.

Garcetti y la concejal hispana Nury Martínez, el supervisor del condado Mark Ridley-Thomas, la fiscal de Los Ángeles Jackie Lacey, entre otros, recorrieron hoy casi una milla de la avenida South Western, un sector del suroeste de Los Ángeles utilizado usualmente por los traficantes sexuales para prostituir a sus víctimas.

Durante la marcha, los participantes pusieron de manifiesto que el tráfico de menores con fines de explotación sexual es un negocio que mueve más de $32 mil millones al año, y que además se encuentra en auge debido a su asociación con pandillas.

De acuerdo a datos del FBI, se calcula que en Estados Unidos cerca de 100 mil niños son vendidos como objetos de explotación sexual, mientras que en Los Ángeles casi 3 mil menores son víctimas de esta actividad criminal.

Un análisis del Departamento de Justicia del 2009, encontró que una gran mayoría de las víctimas del tráfico sexual era de origen hispano, grupo poblacional que representa el 41 %, mientras que un 21 % es negro y un 23 % blanco.

Un estudio publicado en marzo pasado halló que en San Diego, al sur de California, funcionan burdeles que generalmente son de propiedad de latinos, y en donde trabajan mujeres hispanas que prestan sus servicios a trabajadores inmigrantes.

Estas centros suelen tener conexiones con bandas criminales de México, y de Centro y Sudamérica, según destacó el estudio elaborado por el Urban Institute, y que se denominó “Calculando del tamaño y la estructura de la economía clandestina del comercio del sexo”.

Los senadores Mitchell y Lieu presentaron recientemente una propuesta de ley que busca establecer penas más fuertes a quienes compren servicios sexuales ofrecidos por menores de edad, y declara a estos jóvenes como víctimas de explotación y no como delincuentes.