Reclaman justicia tras asesinato de desamparada en Boyle Heights

Vecinos de Boyle Heights reclaman por el asesinato de una desamparada en Hollenbeck
Reclaman justicia tras asesinato de desamparada en Boyle Heights
Aspectos de la vigilia en honor de Lorenza Arellano, cuyo cuerpo fue encontrado sin vida en el lago de Hollenbeck.
Foto: Ciro Cesar / La Opinión

La misteriosa muerte de Lorenza Arellano, una mujer desamparada de 36 años de edad que fue encontrada flotando en el Lago Hollenbeck, ha llamado la atención de grupos defensores de la mujer para exigir que no se estigmatice a quienes viven en las calles

El cadáver de Lorenza Arellano fue hallado el pasado 27 de marzo, pero desde entonces la Policía de Los Ángeles (LAPD) no ha informado sobre avances en la investigación.

Desde un principio los detectives establecieron tres vertientes en la investigación: homicidio, muerte accidental y suicidio; sin embargo ni la Comandancia de Hollenbeck ni la Oficina del Forense ofrecieron información nueva del caso a un mes de ocurrida la muerte.

Familiares de Lorenza señalaron que desde hace varios días los detectives ya no los han contactado y que aún no les han dado resultados de la autopsia.

“Lo único que nos han dicho es que no tenía señales de trauma (lesiones) y que tampoco había sido violada”, mencionó Danny Martínez, uno de sus hermanos.

La tarde de ayer viernes se llevó a cabo una vigilia en la que familiares de la víctima y activistas se reunieron a orillas del Lago Hollenbeck, en Boyle Heights, para exigir una meticulosa investigación y que se examinen los factores sociales que contribuyeron a su muerte.

Además, indicaron, se debe hacer hincapié en la seguridad del parque, la falta de vivienda asequible y la necesidad de incrementar refugios y servicios de atención para desamparados.

Lorenza Arellano, contó su hermano Danny, tenía ya bastante tiempo viviendo en las calles y desde hacía tres meses, cuando se separó de su pareja, pasaba las noches en el parque Hollenbeck.

A los 16 años de edad Lorenza dejó la escuela porque se embarazó por primera vez de los 11 hijos que tuvo, pero perdió la custodia de cada uno de ellos debido a un problema de addición a las drogas. Se sostenía de la ayuda gubernamental y del reciclaje de basura.

Uno de los factores que influyeron para que quedara en el desamparo fue la falta de padre, quien los abandonó de niños, consideró el hermano. Luego, cuando en 2009 murió la mamá, Lorenza tocó fondo y poco le importaba la vida.

“Fue una vaga, pero creo que nunca hubiera pensado en quitarse la vida. Vivía en el parque por gusto, le gustaba esa vida, era amable, le gustaba ayudar a los demás, de carácter fuerte, pero muy linda de corazón”, dijo Danny.

La noche previa a su muerte, dijo el hermano que le contó el hombre con el que vivía en el parque, Lorenza salió a comprar cigarros tras una discusión y ya no regresó. Al día siguiente estaba flotando en el lago en pijama.