Autodefensas en México comienzan intercambio de armamento

Como parte del acuerdo con el gobierno federal, grupos de civiles armados formarán parte de Guardias Rurales y participarán en operativos con la policía federal y el ejército

Dirigentes de los grupos de autodefensa de 20 municipios del estado mexicano de Michoacán acordaron con el gobierno el lunes 14 de abril de 2014, el inicio del proceso de desmovilización, mediante el cual deberán registrar sus armas antes del 10 de mayo próximo.
Dirigentes de los grupos de autodefensa de 20 municipios del estado mexicano de Michoacán acordaron con el gobierno el lunes 14 de abril de 2014, el inicio del proceso de desmovilización, mediante el cual deberán registrar sus armas antes del 10 de mayo próximo.
Foto: Archivo / EFE

MÉXICO.- Las autodefensas del estado de Michoacán enfrentan desde hoy de manera oficial un dilema mortal: comienza su desmovilización, registro e intercambio de armamento de uso exclusivo del ejército por otros de menor calibre en los municipios de Coalcomán, Parácuaro y San Juan Nuevo Parangaricutiro, entre los más acosados por la mafia de los Caballeros Templarios.

Posteriormente se unirán al proceso otras 20 entidades.

Los grupos de civiles que llegaron a armarse con AK47 y todo tipo de alto calibre por diversas vías –compra en Estados Unidos y en el mercado negro mexicano- pasarán a formar parte de un concepto constitucional que data del siglo pasado denominado Guardias Rurales.

Los Guardias Rurales en Michoacán serán, entonces, parte de operativos conjuntos a lado de la policía federal y el ejército cuestionados en otros momentos.

Los miembros de autodefensas que deseen ser parte tendrán hasta el 11 de mayo para incorporarse con identificación oficial vigente con fotografía, el registro oficial CURP, un comprobante de domicilio y el pago correspondiente para el registro del arma.

Con todo el protocolo en la mano, el anuncio de este proceso que el gobierno llama “desarme” está en vilo ante el temor de los civiles de “verse en desventaja” frente a los criminales.

El fin de semana todavía se registró un enfrentamiento en Lázaro Cárdenas entre integrantes de las autodefensas y falsas guardias comunitarias, con un saldo de cinco muertos y 10 detenidos.

Juan Manuel Mireles, líder de los grupos de autodefensa en Tepalcatepec, uno de los más críticos al llamado desarme, ha condicionado el intercambio de armas y su incorporación a los guardias civiles hasta que el gobierno federal “garantice la seguridad en la entidad”.

Esto implica, según sus propias palabras, una eficiente procuración de justicia, garantías de vida para quienes integran las guardias civiles y la captura del resto de Los Caballeros Templarios.