Programa del Sur de L.A. ayuda a niños a perder peso

Según los datos recabados de enero a junio del 2013, el 54% de los niños cuyos padres participaron en las clases no engordaron.

Sergio Morales y Alejandra Mejía  hablan de un programa en  Hawaiian Gardens que combate la obesidad infantil.
Sergio Morales y Alejandra Mejía hablan de un programa en Hawaiian Gardens que combate la obesidad infantil.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

En un mes, Alejandra Mejía, perdió 10 libras, y su esposo Sergio Morales, perdió 15 libras sin tener una dieta especial y sin hacer mayores esfuerzos.

No se trata de un suplemento o píldora mágica. Ellos asistieron a siete clases de nutrición ofrecidas en la Escuela Primaria Aloha que son parte de un programa especial desarrollado en las cuatro escuelas primarias de la Ciudad de Hawaiian Garden.

“En menos de dos semanas las personas que me conocen me comenzaron a decir que veían diferente y me preguntaban qué estaba haciendo para perder peso”, dijo Sergio. “A cualquier persona que me quiera escuchar yo le explico que lo hicimos con cambios sencillos como ya no comprando sodas ni chips (botanas fritas) y comprando alimentos naturales”.

Alejandra dice que ahora gasta un poco más de dinero cuando va al supermercado, pero que no le importa porque se siente más saludable. Ella inició el programa de nutrición después de que fue diagnosticada con un problema del aparato digestivo y le recetaron medicinas que no le sentaban bien. Gracias a la comida que ahora compra, ella asegura que ha dejado de tomar medicamentos.

“Aprendimos a leer las etiquetas. Cualquier etiqueta que tenga más de cuatro ingredientes o que tenga químicos que no puedo pronunciar, ni me molesto en seguir leyendo y no lo compro”, dijo Alejandra.

Alejandra y Sergio tienen cinco hijos de edades entre 3 a 19 años. Ambos coinciden que no es ningún esfuerzo adicional comer más frutas, vegetales y ni dejar la comida frita. Cada vez que es posible sustituyen las carnes rojas por carnes blancas y utilizan sólo aceite de canola y de oliva.

La ciudad de Hawaiian Gardens tiene uno de los índices de obesidad y sobrepeso infantil más alto en todo el Condado de Los Ángeles. Según el último censo, alrededor del 32% de los niños tienen un alto de índice de masa corporal (BMI).

Desde principios del 2013, el Hospital Tri-City Regional y esta municipalidad se unieron para desarrollar un programa educativo dirigido a los niños en kindergarden y a sus padres.

Según los datos recabados de enero a junio del 2013, el 54% de los niños cuyos padres participaron en las clases no engordaron.

En cambio, el 61% de los niños cuyos padres no participaron y que tenían un peso normal sí engordaron.

“Para ayudar a que la próxima generación no sufra de problemas ocasionados por la obesidad se debe hacer cambios en el estilo de vida y para esto los padres deben involucrarse. En la casa es que se forman los hábitos de alimentación y el estilo de vida”, dijo Alexander Khananashivili, director del programa educativo.

Khananashivili aseguró que el éxito se basa en explicar de forma práctica y sencilla los cambios que las familias deben hacer cuando van al supermercado. Por ejemplo, él les explica que no es necesario que las tortillas tengan muchos ingredientes y les dice qué productos hay disponibles en las tiendas locales.

“La familia es la clave y la escuela educar a los niños y a sus padres lo antes posible”, acotó Khananashivilli.