Jiménez, el ‘héroe’ de las batallas perdidas

Una vez más, el delantero americanista vuelve a 'romperla' y lo hace de nuevo en circunstancias extremas para enmendarle la plana a unas 'Águilas' sin brújula, pero afectas al melodrama.
Jiménez, el ‘héroe’ de las batallas perdidas
Foto: Miguel Tovar / Getty Images

A pesar de que unas horas antes aceptó que América no era favorito en la serie ante Santos por los cuartos de final del Clausura 2014, Raúl Alonso Jiménez se destapó con un ‘hat trick’ y le devolvió el aliento a unas ‘águilas’ que estaban al borde de la eliminación tras una temporada para el olvido.

En el tono de una inmejorable telenovela, como las que tanto gustan a la afición azulcrema desde el campeonato en el Clausura 2013, América remontó una desventaja de dos goles para terminar con dos de ventaja para la vuelta en Torreón, y lo hizo de la mano del ‘héroe’ de todos tan querido, el salvador de las batallas perdidas, que vestido de amarillo o de verde vuelve a levantar la mano para dar el salto definitivo al futbol europeo con menos de 100 partidos en primera división. Sólo falta que en Brasil dé un buen Mundial.

Como en taquería, bastaron dos de cabeza y uno de tacón para enloquecer a la tribuna y recordar de paso que su chilena ante Panamá constituye una buena parte del boleto al mundial para el ‘Tri’, entonces dirigido por Víctor Manuel Vucetich y que terminaría en manos de Miguel Herrera, su entrenador en el ‘Ame’.

Fue muy evidente al principio del partido y durante casi todo el primer tiempo, la presión que el arquero santista, Oswaldo Sánchez intentó ejercer sobre el delantero americanista, quien no se amilanó y supo esperar con paciencia la llegada de su momento, que hoy le da al cuadro de Coapa una buena ventaja para enfrentar la vuelta. Si Antonio Mohamed plantea bien el partido como lo hizo este miércoles en el Azteca, nadie le quitará el pase a semifinales a un equipo que llegó de milagro a la Liguilla.

Ojo al medallista de Oro en Londres 2012 y nativo de Tepeji del Río, Querétaro, porque podría llegar a Brasil ya vestido con otro color disntinto al amarillo.