LA VÍBORA

LA VÍBORA
Ninel Conde.
Foto: Archivo

Hasta hace unas semanas Ninel Conde era unamaldita. En los medios y las redes sociales la pusieron como la máxima pecadora y por la que había que rezar tres novenas para que alcanzara el perdón divino. Después de que todo el mundo trapeó con ella, hoy es la mujer más felicitada por su embarazo.Y bueno ahora todos los programas de farándula confirman que sabían que estabaencinta. Es para morirse de risa, pero no faltó programa televisión de farándula que no mencionara: “Aquí lo dijimos primero”. “Lo sabíamos”. “Te lo dije… que estaba embarazada”, que absurdos y ¡que asco! Y no lo digo por el hecho de que Ninel esté embarazada, sino por el escándalo que provocó el aborto y que opacó la violencia de la que fue víctima la vedette, si es que la grabación de la conversación con su novio Giovanni Medina fue real. A mí me sigue causando lástima ‘El bombón’ este. Esta pobre sigue siendo víctima, una y otra vez, de abuso físico y verbal por parte de sus parejas, porque todas, sin excepción, la han tratado como escoba de chiquero. Me sorprende que Ninel hable de su embarazo y salga en esas fotos tan tiernas, sin explicar abiertamente si existió o no tal pelea con el ahora padre de su bebé. Mejor mandó a Giovanni a que diera la conferencia y dijera lo feliz que se siente. Ojalá sea verdad, porque Ninel es un imán para los hombres violentos. Todos le han jaloneado y gritoneado. Pero ‘el bombón asesino’ no entiende, sigue demostrando que es una pensadora, soñadora y ciega. Pobre bebé, podre de Sofía, sus hijos, que son los que pagan las consecuencias de tener una madre tan bella —aunque esté toda siliconeada— pero con tan poca madera para defenderse. Con el perdón que me merece la Primera Dama de México, ‘La Gaviota’, digo Angélica Rivera, con ese chal de pulcra. Me da risa porque, de verdad, cómo se puede cambiar en la vida. Y no es que ella haya sido de esas actrices ‘encueratrices’, pero tampoco se puede ser tan incongruente. Que rara está la relación entre Gaby Espino y su esposo Jencarlos Canela, me cuentan mis amigas viboronas que cada vez están más separados. Claro, ninguno habla del tema. Pero últimamente se les ha visto solos en todos los eventos. Jencarlos está sumamente ocupado con su carrera musical, que nada más no despega ampliamente porque es medio aburridito, como lo es su presencia en ‘Nuestra Belleza Latina’ de Univisión y Gaby, por su parte, está sumamente enfocada en su próximo proyecto televisivo con Telemundo. Todo indica que está pareja está más que separada por cuestión de trabajo. Recuerden que cuando el río suena, agua lleva.

¿Y qué onda con… Don Pedro Rivera? Bien dice el dicho que después de vejez, viruela. Y en esas anda ya el papá de Jenni Rivera. Se prestó para ser modelo en un vídeo, enseñar sus pellejos y meterse en una piscina con jovencitas bien proporcionadas y muñecas inflables, ¡Dios bendito!, ¿qué diría doña Rosa?, porque le preguntaron a su nieta, Chiquis, pero ni contestó. ¡A !, qué viejillo tan atrevido….