Ocho tipos de parejas con las que nunca deberías enredarte

Tu ex o tu jefe forman parte de la lista
Ocho tipos de parejas con las que nunca deberías enredarte
Involucrarse amorosa o sexualmente con una persona equivocada puede ser altamente erotizante.
Foto: Shutterstock

Aunque hay un adagio que dice que nadie manda en los sentimientos del corazón, sí existe una ética del amor y el sexo que debemos seguir y que nos evita meternos en esos problemas del corazón, que a veces nos dejan mal paradas y en una situación profesional y emocional de desventaja.

“Una se puede enamorar de quien se le dé la gana”, dice la sexóloga Myriam Balbela. “El Jardín del Edén es vasto y abundante pero hay ciertos personajes de los que nunca debes enamorarte , son fruta prohibida. Involucrarse amorosamente con una persona equivocada puedes ser altamente erotizante”.

A continuación, algunas personas con quien nunca debes tener sexo ni menos abrir tu corazón.

TU JEFE. El poder es un arma de seducción de doble filo, explica Balbela. “Te atrae pero te lastima. Después de que el acto sexual se haya consumado puede ser que seas víctima de la indiferencia total o presión excesiva y ninguna de las dos situaciones te van a gustar”.

EL EX DE UNA BUENA AMIGA. El tener una noche de placer o una relación sentimental con esta persona “es una alta traición”, asegura la experta en sexología. Además “te va a perseguir la sombra de sospecha que esa relación se inició hace mas tiempo del que confiesan ustedes”.

EL NOVIO ACTUAL DE TU MEJOR AMIGA. A largo o corto plazo “siempre entre sábanas las cosas se confiesan y tu terminarás siendo la tercera parte entrometida en su amorosa relación, quedándote sin amante y sin amistad“.

EL PROFESOR DE TUS HIJOS. En este caso, dice Balbela, “además de que pasaras a ser la comidilla de todos los padres y profesores del colegio, la información se colará hasta los niños, que con crueldad infantil se lo harán saber a tus hijos los cuales sufrirán dolorosas lesiones emocionales irreversible”.

TU EX. Aunque el refrán dice que donde hubo fuego quedan cenizas, por tu salud mental es mejor que recojas esas cenizas para siempre. Si tienes con tu ex una noche de placer puede que te enganchas sexualmente con él a sabiendas que es una persona que sentimentalmente no te conviene.

TU PRIMO. Sí, él está guapísimo y es de esos hombres tiernos y sensuales con el que toda mujer sueña, pero para ti este fruto está prohibido, al igual que otros hombres de tu línea sanguínea directa.

UN CASADO. El enamorarte o tener sexo con un hombre casado sólo te aportará el puesto de “la amante” y la emoción de estar viviendo un momento prohibido. Pero ser platillo de segunda, por lo general, a la larga lastima y genera graves problemas emocionales en los hijos procreados dentro de este tipo de relación.

TU TERAPISTA, PSICÓLOGO, PSIQUIATRA O CONSEJERO ESPIRITUAL. Cuando se busca ayuda mental o espiritual con este tipo de profesionales puedes correr el riesgo de llegar a enamorarte o tener sexo con ellas al sentirte cómoda y segura en esas sesiones íntimas donde abres por complete tus sentimientos y corazón. Pero si no deseas tú misma agravar tus problemas emocional o espiritual no caigas en las redes del amor y el placer con estas personas.