Altos costos universitarios frustran sueños de jóvenes en EEUU

Muchos estudiantes no pueden aspirar ir a una universidad por no contar con becas que le permitan aliviar la carga
Altos costos universitarios frustran sueños de jóvenes en EEUU
Gloria Gálvez, junto a su hija Lizzette Arias, quien se graduó del Moravian College, en Pensilvania.
Foto: Suministrada

Washington — La boliviana Lizzette Arias se graduó en 2011 sin deber un centavo pese a que su universidad cobra $160,000 por una carrera de cuatro años. Arias se siente “agradecida” porque para muchos estudiantes la educación superior es cada vez más inalcanzable debido al alto costo de las colegiaturas y el escaso acceso a becas.

El rápido incremento del costo de las colegiaturas — más veloz que el ingreso medio— tiende a alejar la posibilidad de que estudiantes de bajos o medianos recursos obtengan un título universitario.

Los gobiernos estatales realizan recortes de presupuesto y cada vez más pasan los costos a los estudiantes, según un estudio divulgado este jueves por el Centro para Prioridades y Políticas Presupuestarias (CBPP) en Washington.

Arias logró una beca para estudiar Historia y Sociología en Moravian College, en Pensilvania, pero ésta no cubría los gastos de comida y hospedaje en el recinto de Belén, que costaron $34,000 por los cuatro años de su carrera.

Su madre trabajó limpiando casas de día y en un servicio de banquetes por las noches para ayudarle con esos gastos, recordó Arias, ahora trabajadora social en Arlington (Virginia).

“Si tuviera que hacerlo de nuevo, me esforzaría más, buscaría más becas para reducir estos gastos”, aseguró Arias, de 25 años, quien vino a EEUU en brazos de su madre en 1989, con apenas cuatro meses de edad, y logró ampararse al “programa de acción diferida” en 2012.

Debido a la recesión de 2008, los gobiernos estatales han recortado drásticamente los fondos para la educación, obligando a las universidades públicas a recortar gastos e incrementar colegiaturas. Un 53% de sus fondos provienen de los gobiernos estatales, y la ayuda federal y los créditos tributarios no son suficientes para cubrir el costo de las matrículas.

La matrícula anual para una universidad de cuatro años ha aumentado un promedio de $1,936, ó 28% desde el ciclo escolar 2007-08, después de los ajustes por la inflación, pero en algunos estados como Arizona el incremento ha sido de hasta el 80% o el 66% en Florida y Georgia.

Desde 2008, las colegiaturas para una universidad pública de cuatro años ha aumentado en California un 62.2% y en Nueva York 21.3%, según CBPP.

“La verdad es que muchos se gradúan muy endeudados… a veces pienso que es un mentira que el dinero no importa para salir adelante académicamente, porque o te endeudas o no vas a la universidad”, lamentó Arias.

En EEUU, los préstamos estudiantiles son la segunda fuente de endeudamiento de los consumidores, detrás de las tarjetas de crédito.

Se calcula que la deuda estudiantil –que afecta a dos terceras partes de los estudiantes- es poco más del billón de dólares, y un estudiante promedio debe alrededor de $24,000 por su educación superior.

El Gobierno federal invierte al menos $40,000 millones anuales en becas “Pell”, y ofrece créditos tributarios para la educación pero, según expertos, las universidades, tanto públicas como privadas, también deben tomar medidas para reducir los costos.

Aunque la mayoría de los estados han empezado a restablecer los fondos que recortaron tras la recesión económica, éstos permanecen por debajo de su nivel anterior. De hecho, diez estados continúan los recortes a la educación, según un análisis del CBPP.

Entre los años fiscales de 2008 a 2014, el gasto estatal en la educación por cada estudiante bajó en 15.8% en California, mientras que en Nueva York bajó en 11.1%. Eso se traduce a $1,373 menos en California y $1,154 menos en Nueva York, respectivamente, según el informe.

El promedio que los gobiernos estatales invierten por estudiante a nivel nacional es de $2,026 , o sea un 23% menos que antes de la recesión. En el último año, 42 estados aumentaron levemente sus gastos por estudiante, por un promedio de $449, ó un 7.2%.

Maria.pena@impremedia.com