Día del Trabajo en América Latina

Miles reclamaron más incrementos de salario y mejoras de condiciones de vida
Día del Trabajo en América Latina
En conmemoración del Día del Trabajo, diversas organizaciones sindicales, marcharon en Ciudad de México, al igual que muchos otros países latinoamericanos.
Foto: Notimex

Manifestaciones y marchas en América Latina —al igual que en el resto del mundo— conmemoraron el Día del Trabajo y en todas se hizo constancia de las necesidades laborales, como el incremento de los salarios y el encuentro de soluciones para las precarias condiciones de vida de la gran mayoría de los trabajadores de Centro y Suramérica.

El Gobierno de México informó que concluyeron con saldo blanco las diferentes movilizaciones que con motivo de la conmemoración del Día del Trabajo se realizaron ayer jueves desde diversos puntos de la ciudad.

Detalló, en un comunicado, que más de 70 mil personas caminaron por las principales arterias de la capital del país y tal como se estableció en el acuerdo firmado por las diferentes organizaciones terminaron sus mítines de manera pacífica en el Zócalo capitalino.

Por su parte, miles de hondureños se manifestaron ayer contra la violencia, el desempleo y la corrupción, y salieron a las calles de las principales ciudades del país

“La soberanía no se discute, no a las ciudades modelo”, se destacaba en una carroza que en Tegucigalpa estaba adornada con la bandera nacional y alusiva a las denominadas ciudades chárter, aprobadas por el anterior Congreso Nacional, presidido entonces por el actual mandatario Juan Orlando Hernández.

Asimismo, cientos de personas marcharon en Ecuador, para exigir un cambio en la política laboral que signifique salarios “dignos” y mayor estabilidad y equidad.

En Quito, la capital, las movilizaciones del Primero de Mayo, estuvieron vigiladas por más de dos mil efectivos, mientras en Guayaquil la lluvia retrasó las marchas, las cuales se desarrollaron de manera pacífica y organizada.

En lo que respecta a Argentina, los sindicatos celebraron con actos por separado, reflejo de la división existente en el seno de las mayores centrales obreras del país, mientras que la presidenta, Cristina Fernández, pidió celebrar el Día del Trabajador con empleos y no amenazas.

La mayor movilización contra el Gobierno se registró en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, donde centenares de personas convocadas por la alianza política Frente de Izquierda (FIT) y gremios como la Coordinadora Sindical Clasista y el Encuentro Sindical Combativo criticaron las políticas de ajuste del Ejecutivo de Fernández.

Los trabajadores dominicanos, por su parte, arribaron a este Primero de Mayo con la encrucijada de si perderán o no algunas de sus principales conquistas ante las virtuales reformas que sufrirá el Código de Trabajo local impulsadas por el sector empleador, que alega razones de competitividad para realizarlas.

Los temores están fundamentados, alegan los dirigentes sindicales, en las supuestas pretensiones de los empresarios de reducir a su mínima expresión las prestaciones laborales con su propuesta de eliminar la cesantía, aumentar las horas de trabajo continuas, modificar a su antojo los horarios y reducir el tiempo de puerperio.

Miles de empleados guatemaltecos denunciaron ayer su precaria situación laboral y demandaron a los patrones y al Gobierno mejores salarios, además de acceso a los servicios básicos como la salud, durante una marcha con motivo del Día Internacional del Trabajo.

La dirigencia sindical y gremial en Venezuela tuvo el reto de trazar la hoja de ruta para la reconquista de la libertad y la autonomía sindical perdidas, afirmó un dirigente gremial.

“Por ello estamos exigiendo al gobierno una reforma parcial a la actual Ley Orgánica del Trabajo, la cual consideramos en grado sumo intervencionista”, precisó el secretario general de la Unión de Trabajadores del central estado Miranda (UTEM), Carlos Eduardo Campos.