Goles, voltereta y bipolaridad, ¡bienvenida la liguilla!

El espectacular regreso del América para vencer 5-3 al Santos Laguna es un reflejo más de la irregularidad vertida en todo el Clausura 2014
Goles, voltereta y bipolaridad, ¡bienvenida la liguilla!
América derrotó 5-3 al Santos Laguna
Foto: Mexsport

Con el emotivo, contundente e inesperado triunfo del América 5-3 sobre Santos Laguna a base de volteretas de alarido quedó demostrado una vez más que la liguilla es otro torneo y que lo hecho a lo largo del Clausura 2014 ya quedó para la posteridad.

Las Águilas fueron de los equipos más irregulares jugando en casa, pues de nueve partidos lograron tres victorias al arranque del torneo y después no volvió a conocer la senda del triunfo en el estadio Azteca, producto de dos derrotas y cuatro empates de forma consecutiva.

El Coloso de Santa Úrsula pesaba y mucho. Pero bastó que llegara la fiesta grande del fútbol mexicano para ponerle fin a la mala racha como local – y de qué forma – y demostrar una vez más que cualquiera puede alcanzar el éxtasis del campeonato, pues de conseguirlo cualquiera de los ocho equipos que aún viven es finalmente un reflejo que tras cinco meses sólo valieron la pena seis partidos en toda la temporada.

Del partido, correspondiente a la ida de los cuartos de final, ni que reprochar, una de las mejores exposiciones de todo el torneo y con todos los ingredientes que al final mantienen latente la credibilidad de muchos aficionados. La bipolaridad de los azulcremas y de los de la Comarca Lagunera es un reflejo en tan solo 90 minutos de la irregularidad del balompié azteca.

El resultado, justo o injusto por las condiciones en las que llegaron los equipos a esta etapa del campeonato, pero los que tuvimos la oportunidad de emocionarnos al filo de la butaca, en verdad se agradece. A lo mejor es mucho pedirle a Dios (o a Decio), pero que hayan más partidos así por el bien del deporte con más afición entre el pueblo mexicano.

Con relación al juego, los pupilos de Antonio “El Turco” Mohamed tuvieron un arranque muy bueno, incluso con el gol de Osvaldo Martínez apenas al minuto 12 que los tuvo al frente por la mínima diferencia. Pero de pronto, los de Caixinha – quienes ya había derrotado al América en la fase regular en el estadio Azteca y también con voltereta de alarido (2-4) – le quitaron el acelerador a las Águilas quienes además recibieron un golpe anímico y perdieron la confianza por un lapso de tiempo considerable.

Sin embargo, se conjuntaron dos factores cruciales para la espectacular remontada: que una de las peores defensivas del torneo – después del Veracruz- como lo fue la del Santos (34 goles en contra en 17 jornadas) comenzó a hacer sus estragos y también apareció la entereza, la garra, el ímpetu y la pierna salvadora, una vez más, de Raúl Alonso Jiménez, el gran referente en el ataque azulcrema quien en escasos 26 minutos consiguió un triplete, hasta de “taquito”, para darle la vuelta al marcador 4-3 y ya en la compensación Rubens Sambueza puso cartones definitivos con el quinto de la noche.

América se curó de espanto en casa, y aunque relativamente la diferencia de dos goles parece cómoda para enfrentar la vuelta en estadio Corona el próximo sábado, también se topa con pared, pues Santos Laguna fue el cuarto mejor local del torneo con cinco triunfos, dos empates y sólo dos derrotas, pero además alcanzó la cima como la mejor ofensiva con 36 goles a favor, de los cuales 19 los consiguió en su territorio. Pero nada está escrito y laguneros y azulcremas sacarán chispas en el duelo definitivo y al menos la liguilla tuvo uno de sus mejores arranques en los últimos tiempos.