Indigestión para los bolsillos

Si la comida ha subido, los efectos más fuertes están por venir
Indigestión para los bolsillos
El popular restaurante de comida rápida Chipotle también va a subir los precios de sus platos alrededor del mes próximo.
Foto: ImpremediaGerardo Romo

NUEVA YORK.— Los precios van a seguir subiendo y los restaurantes, supermercados y productores, que hasta ahora han tratado de absorber o minimizar el alza para no perjudicar a sus clientes, están tirando la toalla.

Robert Edwards, presidente ejecutivo de Safeway, explicaba a mediados de abril, al presentar sus resultados, que las subidas de precios de la comida no fueron reflejadas en los precios que pagaron sus clientes “por razones competitivas”. La empresa explica sin embargo que en el segunfo trimestre “esperamos pasar [al cliente] la mayor parte de la inflación que estamos experimentando”.

Maple Leaf Foods va a subir el precio del bacon, las salchichas y otros alimentos derivados del cerdo para hacer frente, entre otras cosas, a los efectos de la subida del precio de la carne. El precio del cerdo está afectado por una enfermdad que no se transmite a los humanos, pero que ya es responsable de la muerte de varios millones de ellos desde que se identificó hace un año.

El popular restaurante de comida rápida, Chipotle, va a hacer lo mismo. Jack Hartung, director financiero, explicaba recientemente que con toda la inflación en los alimentos que hemos visto y esperamos seguir viendo “hemos decidido subir los precios de nuestros menús”. Hacía tres años que la empresa no aplicaba una subida en sus precios pero ahora, según este ejecutivo “es necesario repercutir estos costes que suben rapidamente”.

Hartung, que ha visto cómo caen los beneficios derivados de las ventas debido al alza de los alimentos, espera que Chipotle empiece a aplicar los nuevos precios a finales de este trimestre, es decir, alrededor del mes que viene.

Los precios de los alimentos que se comen en casa (que tienen una medición distinta a los de los restaurantes) han subido un 0.5% tanto en febrero como marzo debido en buena medida a los efectos de la sequía que afecta partes del sur y oeste de EEUU, además de la enfermedad de los cerdos y los conflictos que afectan, por ejemplo, a las importaciones de lima verde desde México.