Ataques de Pit Bull reabren el debate sobre su peligrosidad

Ataques de perros Pit Bull en San Diego hacen dudar su seguridad como mascotas
Ataques de Pit Bull reabren el debate sobre su peligrosidad
Un perro espera adopción en su jaula en Chula Vista Animal Care, en Chula Vista, Calif.
Foto: EFE

Dos casos de ataques de perros Pit Bull registrados en los últimos días en San Diego (California), en los cuales cinco personas resultaron heridas, reabrieron el debate sobre si este animal debe considerarse peligroso.

El incidente de este tipo más reciente se registró esta semana, cuando un perro de esta raza atacó a dos personas, aparentemente por intentar proteger a su dueña, quien también sufrió una herida leve en el altercado.

Sharon Robinson, dueña del perro, de nombre Fatal, declaró a medios locales que éste únicamente reaccionó al ver cómo un desconocido se le aproximaba. Tras el suceso, el hombre huyó y pidió ayuda en un negocio cercano, donde el animal atacó a otra persona.

Otro caso similar se reportó a principios de abril, cuando un oficial de policía disparó y mató a tres perros Pit Bull que habían mordido en la cara a un hombre de 78 años y a otros dos peatones.

Cuando los perros se aproximaron al oficial, éste disparó su arma para protegerse del ataque.

La mala fama que tiene esta raza ha derivado en que muchos de ellos terminen en albergues para perros en distintos puntos de San Diego.

Recientemente, el Centro de Cuidado Animal de Chula Vista concluyó la campaña “Perdona a un Pit Bull”, cuyo objetivo era fomentar la adopción de animales de esta raza, que puede ser “muy energética y leal”.

Resultado de esta campaña, seis perros fueron adoptados por varias familias, mientras que otros 18 se mantienen a la espera de un hogar permanente.

Mariya Anton, administradora del Centro de Cuidado Animal de Chula Vista, dijo que “un Pit Bull por naturaleza no es agresivo” y que pueden ser las circunstancias, en especial cómo fue tratado y criado por sus dueños, lo que puede explicar la manera en que éste se comporta.

Para Anton, un Pit Bull es como cualquier otro perro y no los considera violentos, más bien, piensa, cargan con un estigma negativo que se hace más grande con la atención mediática que obtienen.

“Podemos tener perros Chihuahuas que muerden y la gente dice que no pasa nada porque es una mordida chiquita, pero cuando hablamos de un Pit Bull, se dice que son agresivos cuando, en ocasiones, es que también se están defendiendo”, aseguró.

Anon recordó que la ley de California obliga a los dueños a reportar cuando su perro muerde a una persona, para que el animal sea puesto en cuarentena, para evaluar los factores que originaron el ataque y asegurarse que no es agresivo.

Linda Septon, encargada de adopciones en el centro, señaló que cuando llega uno de estos perros al albergue se estudia su comportamiento para garantizar que no generará problemas a sus nuevos dueños, que, además, deben ser responsables en su cuidado.

“Debido a que tienen un estigma desafortunado en su contra, queremos asegurarnos que estamos entregando perros felices y seguros que puedan estar con otros perros y personas”, señaló la especialista.

Pese a estar al tanto de los casos recientes de agresión por parte de algunos Pit Bulls en San Diego, Septon coincidió en que no se puede encasillar a toda una raza.

Cualquier perro puede ser peligroso“, recalcó Septon. “No puede odiarse toda una raza de perro porque un perro estuvo en una situación desafortunada o tiene un dueño irresponsable”.

Aunque indicó que es imposible explicar con exactitud las razones que llevan a un perro a morder a una persona, dijo que, por lo general, los ataques responden a la necesidad de “protegerse o proteger algo que les pertenece”.

La encargada de adopciones recomendó a la comunidad a considerar la opción de esta raza, pues, consideró, la controversia que rodea a estos perros únicamente se debe a casos de “mala prensa”.

“Nunca escuchamos en las noticias cuando un Pastor Alemán muerde o un Golden Retriever”, dijo. “No podemos vetar toda una raza de perros, por algunas manzanas podridas”, concluyó.