De Los Ángeles…A la selección mexicana

Giselle Ramírez jugará en las Olimpiadas Nacionales de México en Veracruz
De Los Ángeles…A la selección mexicana
La pequeña Giselle está muy segura de sus metas y la primera está por cumplirla: vestir la camiseta del Tri.
Foto: FOTO: ILIANA SALGUERO Especial para La Opinión

Giselle Ramírez está lista para viajar a México para disputar las Olimpiadas Nacionales que se celebrarán del 17 al 23 de mayo en Veracruz.

Con sólo 10 años de edad, Giselle, nacida en Inglewood, California, será parte de la selección mexicana Sub-13 que participará en la competición.

“Me siento bien. Emocionada y un poco nerviosa, porque nunca he jugado en México y tampoco he estado en México antes”, dijo la pequeña, quien se desempeña como volante del Club Strikers y de AYSO.

“Estamos muy orgullosos y muy contentos. Cuando recibimos la noticia estábamos felices”, afirmó el padre de la seleccionada del Tri femenil, Luis Ramírez.

Giselle juega futbol desde hace dos años, donde ya ha conseguido varios logros, pues la pasada temporada anotó el gol que le dio el título a Strikers.

Y con AYSO fue nombrada como la Jugadora Más Valiosa durante su primer año.

“Me gusta jugar, porque puedo hacer goles y puedo hacer buenos pases y puedo llegar a ser muy buena para [jugar] futbol”, agregó la pequeña.

Su padre, quien también es entrenador de un equipo infantil, asegura que las mejores cualidades de la jugadora son la disciplina y su facilidad y rapidez para aprender, pues señala que nunca vuelve a cometer el mismo error y siempre está muy alerta y atenta a cada detalle.

Además, reconoce que tiene “buen toque” y mucho talento.

Sin embargo, aceptó el orgulloso padre que a su nena aún le queda mucho por aprender.

Para poder vestir la camiseta azteca, Giselle tuvo que pasar por tres pruebas en las que evaluaron su talento dentro de la cancha, pero para ella la clave está en hacer lo que le gusta.

“Cuando sea grande quiero ser futbolista y quiero jugar en el equipo de México. Me gusta mucho jugar futbol, a veces es un poco difícil y puedes llegar a frustrarte y ponerte un poco nerviosa, pero es divertido”, explicó Giselle.

Sus padres apoyan cada sueño de la talentosa futbolista, y también tratan de explicarle que el deporte puede ser un excelente camino para aspirar a la universidad y enfocarse en sus estudios.

“Es una niña muy aplicada en todo lo que hace. Ella tiene muy buenas calificaciones y es muy inteligente. Es muy disciplinada”, agregó el padre.

Giselle, aparte de jugar con el Tricolor femenil, aguarda poder cumplir otro gran sueño: estudiar y jugar para UCLA.

Ella y su padre están seguros que dentro de unos años estarán celebrando ese logro.

Esta grandiosa oportunidad,de asistir a las Olimpiadas Nacionales, es sólo el inicio de lo que el mundo del futbol puede ofrecer a esta mexicoamericana, que dentro de unas semanas podrá mostrar su talento en el país donde nació su madre y ante cientos de aficionados, visores y expertos del futbol.