Marchas: parte del movimiento a favor de los migrantes

Aunque las marchas no fueran tan masivas, el mensaje fue más claro que nunca y se enfocó en Obama y las deportaciones
Marchas: parte del movimiento a favor de los migrantes
Marcha migratoria del 1ero de Mayo, patrocinada por Hermandad Mexicana en Los Ángeles.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

Si bien en las tres marchas de Los Ángeles y otras realizadas en diversos puntos del país no se alcanzó la masiva participación de hace unos años, la tradición reciente de usar el día Internacional del Trabajo para destacar los necesarios cambios en política migratoria en Estados Unidos ha dejado paso a un movimiento más constante y permanente, que no se limita al 1 de Mayo, indicaron expertos.

Quizá es por eso que las actividades de las últimas 24 a 48 horas en torno a la fecha por parte de los grupos tradicionales y comunitarios no sólo se limitaron a salir a la calle con pancartas y proclamas, hubo maratones de llamadas al Congreso, plantones frente a la Casa Blanca y transmisión por medios sociales de mensajes pro trabajador y pro inmigrante.

“Este es un movimiento que lleva tiempo y que seguramente continuará”, indicó Efrén Pérez profesor asistente de ciencias políticas de Vanderbilt University en Tennesse. “Y aunque este no es un tema que la mayoría del país ve como una prioridad nacional, se está convirtiendo en un tema saliente gracias al activismo constante y a la realidad de un sistema migratorio desastroso”.

Todo lo que está ocurriendo, incluyendo las protestas y marchas –que no se han limitado al 1 de Mayo sino que han ocurrido con regularidad en los últimos años- tiene un valor no sólo para los que participan sino para los que observan y está ayudando poco a poco a politizar a una comunidad conocida como poco involucrada y apática, dijo Pérez.

“Lo que está pasando es que muchas personas se están sintiendo afectadas directa o indirectamente en la comunidad latina”, dijo el profesor. “Y aunque no marchen están observando lo que ocurre y dándose cuenta de que ninguno de los dos partidos está respondiendo adecuadamente”.

Algunos marcharon, otros realizaron otro tipo de actividades. Frente a la Casa Blanca, un puñado de activistas se dejó arrestar tras una acción de desobediencia civil. Una docena de “dreamers” hizo vigilia frente a la casa del Secretario de Seguridad Nacional Jeh Johnson y en Los Ángeles, organizaciones de comunidades mexicanas utilizaron las concentraciones en el Centro para pedir a los participantes que realizaran llamados a la oficina del Presidente de la Cámara John Boehner.

Pero aún cuando los eventos y las tácticas fueran diversas, el mensaje está más unificado que nunca antes, dijo Pablo Alvarado, director de la Red Nacional de Jornaleros NDLON.

“Si, puede que sean varias marchas y diversos tipos de actividades y que haya desacuerdos en las bases, pero en esta ocasión el mensaje estuvo más claro que nunca: lo que se está pidiendo es un alto a las deportaciones y que el Presidente Barack Obama actúe”, dijo Alvarado.