Sigue la ofensiva

Enfrentamientos con prorrusos en Ucrania provocaría una guerra civil

Sigue la ofensiva
Manifestantes prorrusos se enfrentan a la Policía ucraniana en la ciudad de Odesa. El Gobierno dijo que proseguirá su ofensiva contra los bastiones insurgentes prorrusos en el este del país.
Foto: EFE

KIEV.— El Gobierno de Ucrania proseguirá su ofensiva contra los bastiones insurgentes prorrusos en el este del país, anunció ayer Andréi Parubiy, secretario del Consejo de Defensa y Seguridad Nacional.

“Cuando concluya la operación en Slaviansk y Kramatorsk, lanzaremos operaciones en otras ciudades donde los extremistas y terroristas ignoran la legislación ucraniana y amenazan la vida de los ciudadanos ucranianos”, dijo Parubiy a la televisión ucraniana.

Tras la muerte de más de 40 prorrusos en el incendio ocurrido el viernes en la Casa de los Sindicatos de la ciudad de Odessa (sur), Rusia llamó a EEUU a conminar a Kiev a suspender la operación de castigo en el sureste del país.

Según fuentes insurgentes, seis personas habrían muerto —diez, de acuerdo a la televisión rusa— durante la operación contra la ciudad de Kramatorsk, junto a Slaviansk la principal plaza fuerte prorrusa en Donetsk, que comenzó este viernes.

Las fuerzas leales a Kiev han arrinconado a los insurgentes en la plaza central de la ciudad, donde ocupan desde hace semanas la sede del Ayuntamiento.

Las fuerzas de seguridad ucranianas también intentaron retomar anoche el control sobre el Ayuntamiento de la ciudad costera de Mariupol (Donetsk) con la ayuda de fuerzas especiales, francotiradores y blindados.

Por su parte cientos de activistas prorrusos atacaron ayer la sede de la policía en la ciudad ucraniana de Odesa y liberaron a unas 30 personas, que había sido detenidas el viernes pasado tras los enfrentamientos y el incendio de un edificio que dejaron 46 muertos.

La ofensiva de las tropas ucranianas sobre Slaviansk y Kramatorsk, baluartes de los separatistas prorrusos, quedó en suspenso, pero persiste el temor entre la población rusohablante a que el Gobierno de Ucrania amplíe sus acciones militares a otras ciudades.

Esta ciudad, de casi 60 mil habitantes y a unos 40 kilómetros al sur de Kramatorsk, podría ser el próximo objetivo de la “operación antiterrorista” lanzada por Kiev.

La situación que se está dando en ese país, pueden suponer la chispa que empuje a la nación europea hacia una guerra civil, advirtió ayer en un editorial el diario español El País.