De DACA a la residencia

Campaña buscará dar estatus legal permanente a jóvenes inmigrantes
De DACA a la residencia
Bajo el programa de Acción Diferida se benefician con un permiso temporal unos 500 mil jóvenes indocumentados.
Foto: La Opinión - Aurelia Ventura

El próximo 10 de mayo iniciará una campaña que busca de otorgar la residencia permanente a 500 mil jóvenes indocumentados, que recibieron en 2012 la llamada Acción Diferida (DACA) del presidente estadunidense Barack Obama.

“Queremos obtener una resolución del presidente Obama porque en Acción Diferida en dos años podrían quedar en un limbo”, declaró Osvaldo Cabrera, dirigente de la Coalición Latinoamericana Internacional (CLI).

Dijo que en base a tanta inseguridad urge esa protección que les deje el presidente antes de terminar su gestión. “El mayor peligro es que cuando Obama termine si llega un republicano o hasta un demócrata que no comparta con sus decisiones podría revocar y afectar a todos”.

La campaña buscará recolectar por tres meses firmas de votantes registrados en 10 estados con ciudades con población latina para ser entregadas en la Casa Blanca y en el Congreso.

De acuerdo con el programa de Acción Diferida, se benefician con un permiso temporal unos 500 mil jóvenes indocumentados que fueron traídos por sus padres de pequeños a Estados Unidos.

Sin embargo, a la fecha solo han obtenido ese beneficio unos 120 mil y el resto no lo han hecho por falta de recursos para el trámite o por desconocimiento, indicó Cabrera.

La campaña iniciará el día de las Madres en la Placita Olvera y será encabezada por Jonathan Alexander Martínez, quien es uno de los símbolos más dramáticos de niños indocumentados en este país.

Martínez a los ocho años fue detenido cuando cruzaba el desierto de Arizona en busca de su mamá y fue mantenido en un centro de detención, lo que causó protestas de organizaciones.

“La verdad si no llega la Patrulla hubiera muerto ahí porque iba con mi primo un poco mayor que yo, pero ahora sé cuál es mi misión y por eso quiero encabezar este movimiento”, explicó a Notimex.

Ahora de 18 años, Jonathan contó que vivió años con el temor de la deportación pero ya tiene residencia legal y está por terminar la preparatoria y ha sido aceptado por la Universidad de California, para estudiar la carrera de Cálculo y Matemáticas.

En DACA los jóvenes reciben un permiso de trabajo, identificación de California y número de Seguro Social que no lo pueden usar para legalizarse.

Para su carrera le han ofrecido becas por 11 mil dólares y ayuda del estado por 12 mil, pero tendrá que pagar siete mil dólares más al año para continuar con sus estudios.

Martínez dijo que además de su activismo está decidido a trabajar para pagarse sus estudios.

“Por eso me integré a la lucha de los Dreamers (soñadores) porque quiero ser parte de ese grupo de soñadores y un líder de inmigrantes en este país”, finalizó.

Alrededor de la web