La Volpe pidió un ‘masajito’ más arriba

Un diario mexicano reveló documentos de la demanda interpuesta por la podóloga de Chivas en contra del técnico argentino
La Volpe pidió un ‘masajito’ más arriba
Ricardo La Volpe fue destituído de Chivas el 30 de abril.
Foto: Mexsport

El diario mexicano Récord reveló hoy la demanda presentada en contra de el ex técnico de Chivas, Ricardo La Volpe, por “contacto forzado” en contra de la podóloga del equipo, Belén Coronado.

Según los documentos presentados por Récord, los hechos ocurrieron el 18 de abril, antes del enfrentamiento contra Pumas de la UNAM, y la demanda fue presentada el 30 del mismo mes.

En los extractos de la demanda, la demandante narra cómo se dio el encuentro con el técnico argentino. Según Coronado, soltera de 27 años, La Volpe se presentó a su consultorio para hacer uso de sus servicios profesionales, sin ropa interior y cubierto apenas con una toalla en la cintura.

“El señor La Volpe entró a mi consultorio, pero cuál fue mi sorpresa, el señor entró solamente con una toalla enredada a la altura de la cintura… Quise portarme de una manera profesional y no le dije nada.

“Le dije que se sentara… pude ver que no traía ropa interior, al sentarse se le abrió un poco la toalla, ya que abrió las piernas, y alcancé a ver su pene. Me hizo sentir incómoda y no le dije nada, porque el señor La Volpe es una figura de autoridad… seguí con mi trabajo de manera muy profesional, quería evitar algún tipo de problema”, revela en uno de los extractos Récord.

Coronado afirma en la demanda que el tratamiento implica sólo tocar los pies al paciente y que para concluir con la sesión da un masaje a los jugadores, de la pantorrilla a los pies.

Sin embargo, cuando dio por terminado el masaje y la sesión, La Volpe se levantó la toalla y le sugerio al levantarse la toalla y dejar su pene al descubierto, “masajéame más arriba”, alega Coronado en su demanda.

“Le contesté que no hacía masajes y me dijo: ¿Qué, te da miedo? Caminé detrás del sillón, esperando que se fuera. Estaba nerviosa y desesperada. Decidí salirme, pero antes fui por mi celular. Tuve que pasar al costado izquierdo del señor, fue así que, aún sentado, siento un agarrón en la filipina médica, me tenía sujetada con la mano izquierda y me jaló para acercarme, tomó mi mano derecha y me dijo: tócame, tócame, ¿o qué, te da miedo?, jalaba mi mano hacia su pene. En el forcejeo logró que mi mano rozara su pene, sin que yo tuviera la intención de algún tipo de intimidad sexual.

Tras el incidente, La volpe se presentó en el consultorio de Coronado el 24 de abril para disculparse y tratar de convencerla de no revelar lo ocurrido, según la demanda, pero Coronado le hizo saber que no estaba dispuesta a mentir y que su interés era ” interponer formal querella en contra de Ricardo La Volpe”.