Sexta demanda a Fedex por accidente que mató 5 estudiantes latinos en Orland

La familia espera que la querella resulte en cambios para mejorar la seguridad de los viajeros de autobuses
Sexta demanda a Fedex por accidente que mató 5 estudiantes latinos en Orland
Los padres de Cecilia Carabez de 17 años demandarán a la compañia Fedex y Silverado Stages por accidente del mes pasado.
Foto: Ciro Cesar

Cecilia Carabez no tenía ni cinco minutos de haber despertado cuando sintió un fuerte frenón en el autobús donde viajaba. La siguiente imagen que recuerda es verse tirada en el pasillo con sus manos cubriéndose los oídos.

“Mis compañeros me estaban pasando por encima, tratando de escapar por una ventana. Yo estaba en shock. Veía las caras de miedo de los otros estudiantes, y como la lumbre que venía del frente del camión comenzaba a avanzar. No sé cómo me levanté y salté por la ventana”, dice.

Al salir, como una autómata caminó hacia el otro lado de la carretera, con algunos de sus compañeros sobrevivientes cuando el camión explotó, y se prendió en llamas.

A casi un mes de la tragedia, Cecilia Carabez de 18 años, estudiante del grado 12 de la secundaria Century de Santa Ana entabló una demanda por daños ante la Corte Superior de California en Los Ángeles contra las empresas FedEx y Silverado Stages.

El autobús en el que viajaba la joven, junto con otros 42 estudiantes de diferentes secundarias del sur del estado que había salido unas siete horas atrás de Los Ángeles, chocó contra un camión de FedEx cerca de la ciudad de Orland, al norte del estado.

La mayoría de los muchachos habían sido aceptados para estudiar en la Universidad Estatal de Humboldt en el Norte de California, y viajaban a conocer lo que sería su alma mater. Solo que la tragedia se les atravesó en el camino. En el impacto murieron diez personas, cinco estudiantes, tres chaperones, el chofer del camión FedEx, y el del autobús que transportaba a los muchachos.

Para Cecilia Carabez, haber sobrevivido al terrible accidente, la hace sentirse feliz porque siente que la vida le ha dado una segunda oportunidad. “Estoy agradecida porque estoy viva pero me siento muy triste por los estudiantes y los chaperones que murieron”, indica.

Su madre Veronica Carabez dice que su hija resultó como moretones y se lastimó la clavícula en el percance. “El mayor daño ha sido el emocional. Lo veo en los altibajos de temperamento que tiene ahora”, cuenta.

Su padre Gustavo Carabez dice que cuando su hija le habló llorando sin poder calmarse para decirle que habían tenido un accidente, nunca imaginó la magnitud de lo ocurrido.

“Me dijo que quería regresar a la casa, que fueramos por ella. Cuando nos preparábamos para ir a recogerla. Mis otros hijos se quedaron petrificados viendo en la televisión lo que había pasado. !Guau! dije ahí estuvo Cecilia. Tomé conciencia entonces que se trataba de una verdadera catástrofe, y salimos corriendo asustados. Queríamos que al auto, le salieran alas para llegar pronto por nuestra hija” cuenta el padre.

El abogado Arnoldo Casillas quien lleva el caso, dice que la empresa de camiones que transportaba a los estudiantes nunca les informó a éstos, antes de emprender el viaje dónde estaba las puertas y ventanas de emergencia. “No les dijo que hacer en caso de un choque o incendio. Falló en ofrecer medidas de seguridad a sus pasajeros”, observa.

Explica que la demanda se tomará unos dos años porque primero tendrán que esperar los resultados de la investigación de la Patrulla de Caminos de California (CHP) y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB).

El litigante no dice cuánto es la compensación que esperan obtener en la demanda de Cecilia Carabez contra FedEx y Silverado Stages. “Nada puede compensar a una familia por una pérdida o una mancha psicólogica. Serán los jurados los que determinen el monto a pagar en un momento dado, si se va a juicio”, indica.

Los progenitores sostienen que su deseo es que la demanda resulte en cambios y mayores medidas de protección para quienes viajan en autobús.

El trauma que le quedó a Cecilia Carabez no afectó su interés por regresar a estudiar Ciencias del Medio Ambiente en la Universidad Estatal de Humboldt al Norte del California. “Ir a esa universidad que los estudiantes que murieron, habían escogido como su alma mater, es una manera de honrar sus vidas”, dice.

Jim Saunders, gerente de la aseguradora Lancer Regional Claims a nombre de Silverado Stages dijo que no hacen declaraciones sobre asuntos pendientes en litigio, pero indicó que colaboran lo más que pueden con las investigaciones. Al cierre de edición, portavoces de Fedex aún no respondían para comentar sobre la querella entablada por la estudiante.

De acuerdo a Casillas, con la demanda de la estudiante suman ya seis, las que se han interpuesto contra FedEx y Silverado Stages.

A finales de abril pasado, Rosa Rivera madre de Jennifer Bonilla de 17 años, una estudiante con honores que falleció en el choque, demandó a FedEx por 100 millones de dólares alegando que la compañía tenía un historial de incendios.