Drama por cierre de programa para latinos en escuela de San Francisco

Familias lamentan la eliminación del programa de actividades extraescolares para adolescentes en la escuela secundaria Everett
Drama por cierre de programa para latinos en escuela de San Francisco
Una junta comunitaria para respaldar el programa extraescolar para niños de escasos recursos en San Francisco, comenzó con cantos nativoamericanos.
Foto: Katia Fuentes / El Mensajero

SAN FRANCISCO.— En una junta comunitaria el pasado 28 de abril, directivos, empleados, estudiantes y familias del programa Mission Beacon, —en compañía de miembros de la comunidad—, expresaron su inconformidad y tristeza ante el reciente aviso para desalojar el espacio donde se han proveído servicios extraescolares y de verano a residentes de bajos recursos durante ocho años en la secundaria Everett Middle School.

Maria Su, directora del departamento de niños, adolescentes y sus familias (DCYF, por sus siglas en inglés) y Lena Van Haren, la nueva directora de la secundaria Everett escucharon los reclamos de representantes de Mission Beacon, sus participantes y familias.

La reunión comenzó con una ceremonia espiritual nativoamericana en la cafetería de la escuela, donde los tambores indígenas cargados de una energía taciturna retumbaron haciendo vibrar hasta el interior de cada uno de los presentes. Al terminar el rito, participantes y simpatizantes de Mission Beacon se dirigieron al auditorio donde los representantes de la ciudad y del distrito escolar ya esperaban.

Santiago Ruiz, director ejecutivo de ‘Mission Neighborhood Center’ (MNC), la organización encargada de Mission Beacon, expresó con indignación que DCYF le informó que la nueva administración de la escuela Everett no considera que el programa para adolescentes de escasos recursos cumpla con la visión, misión y cultura de la escuela.

Ruiz subrayó que es incomprensible el motivo por el cual Van Haren disminuyó la calificación del Beacon por medio de declaraciones derogatorias hacia el programa, cuando éste ya había obtenido el mayor puntaje otorgado por DCYF. “Hasta el momento no entiendo por qué si Mission Beacon recibió la calificación más alta de DCYF, la directora de Everett la disminuyó”, dijo anonadado ante los simpatizantes que le aplaudieron.

El director ejecutivo de MNC también se cuestionó por qué en los diez meses que Van Haren lleva a cargo de Everett, nunca reportó ninguna preocupación con el programa, si en su parecer representaba algún peligro para la educación de los estudiantes. “Mission Beacon pasó tres revisiones en los últimos años fiscales por parte del Departamento de Educacion de California y de DCYF, y ninguno de los reportes señaló ningún problema”, enfatizó.

“El 93% de las familias y estudiantes que llenaron la encuesta reportó que mientras sus hijos están en Mission Beacon se encuentran en un ambiente seguro”, aclaró.

Cuando la directora de Mission Beacon, Valerie Tulier, tomó el micrófono, las ovaciones aumentaron. “El próximo proveedor de servicios tiene que ser de color y culturalmente competente porque aquí servimos a los niños de la Misión”, declaró.

Tulier prosiguió pidiéndole a sus empleados ponerse de pie para exclamar: “Somos una comunidad diversa, Mission Beacon representa a la población estudiantil mucho mejor de cómo es representada por los maestros de la mañana”. La gente la aclamó aún más fuerte.

Tulier, quien se hace llamar ‘Mama Bear’ o “Mamá Oso”, habló del amor incondicional que le tiene a sus niños, y de lo importante que es para ella alimentarlos bien, siempre tomando en cuenta su cultura. “Tenemos estudiantes musulmanes que no comen jamón, y ¿qué creen?, Mamá Oso tiene alimentos para ellos”, clamó con orgullo.

Tulier comparó hechos históricos de discriminación racial en los tiempos de esclavitud. “Existe dolor histórico en ese comportamiento, y estoy cansada de eso, es una repetición. ¿Cómo se atreven a venir a la comunidad donde crecí, a decirme que me vaya?”.

Valerie continuó: “Ya desalojaron a las familias y a los negocios latinos, y ahora quieren desalojar a una organización que ofrece servicios a adolescentes de color”, enfatizó. Al terminar su discurso, padres de familia, estudiantes, y miembros de la comunidad se levantaron a esperar su turno para exponer su testimonio en apoyo al programa que para muchos ha sido como una segunda casa.

Mission Beacon ofrece actividades académicas, artísticas, deportivas y sociales con enfoque en la justicia social. El programa bilingüe y sin costo ha operado en la escuela secundaria Everett en el 450 Church Street , esquina con la 16, desde hace ocho años.

Versiones extraoficiales indican que la lucha de la comunidad por mantener el programa en Everett continuará.