Sospechan ataques raciales con bombas molotov en Ramona Gardens

Apartamentos donde viven afroamericanos fueron atacados con bombas molotov
Sospechan ataques raciales con bombas molotov en Ramona Gardens
En tres de los cuatro apartamentos que fueron atacados viven inquilitos afroamericanos.
Foto: J. Emilio Flores / La Opinión

El ataque con bombas molotov a cuatro apartamentos de Ramona Gardens, ocurrido durante la madrugada del lunes, ha puesto en alerta a autoridades policíacas y residentes de ese complejo habitacional, en Boyle Heights.

Y es que tres de esos apartamentos recientemente fueron ocupados por familias afroamericanas como parte del programa de vivienda pública de la ciudad. Esto ha generado preocupación de que se trate de un ataque de odio.

A la investigación de esta serie de incencios provocados se ha sumado una unidad de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) que lidia con crímenes de odio.

El capitán Gerardo López, de la División Hollenbeck del LAPD, confirmó que los residentes de una de las cuatro viviendas eran latinos y que ya están revisando los videos de vigilancia para determinar cómo sucedió el ataque y la descripción del o los sospechosos.

En Ramona Gardens el 94% de sus 1,791 habitantes son latinos, pero en los últimos cinco años la población afroamericana ha ido en aumento.

Actualmente sólo hay 78 residentes negros, precisan los datos de la Autoridad de Vivienda de Los Ángeles (HACLA), pero a decir de quienes ahí han vivido durante décadas, es un cambio demográfico que nunca antes se había visto.

“Antes no dejaban entrar a ningún moreno, a muchos de aquí todavía no les gusta que entren los morenos, pero de hace unos dos o tres años empezaron a llegar”, comentó Ernestina Herrera.

“Eso de los incendios estuvo muy, sepa Dios a qué se deba, pero el vecindario se ha calmado mucho, ha estado muy tranquilo, ya no es como antes, cuando no se podía salir de noche”, agregó Herrera, quien ha vivido en Ramona Gardens por más de 20 años.

Las cuatro viviendas atacadas se encuentran cercanas unas de otras en las calles Vanegas, Lancaster y Crusado. No se registraron heridos y los daños a las habitaciones fueron menores.

Tatiana Álvarez, quien vive a un lado de uno de los apartamentos atacados, comentó que su vecina es una mujer afroamericana muy humilde, amable y callada que vive con su novio y sus dos pequeñas hijas, quienes se mudaron a Ramona Gardens hace menos de un año.

Erika Flowers y Krystal Galbreth, residentes afroamericanas que llegaron a Ramona Gardens también hace casi un año, dijeron sentirse inseguras y por ello han pedido ser transferidas a otro complejo habitacional.

“No sé exactamete lo que pasó, sólo sé que aventaron bombas por las ventanas, pero no sé si es por asunto de pandillas o racial, no lo sé, pero no es el primer incidente que pasa aquí, a mi hijo de 17 años que no tiene nada que ver con las pandillas se le acercaron con un arma para amenazarlo”, mencionó Flowers.

Nosotros queremos vivir en paz”, agregó Galbreath. “No nos importa que sean hispanos o afroamericanos, pero preferiríamos vivir en otro lugar, por eso ya hemos pedido la transferencia”.