Exgobernador de Michoacán a juicio por nexos con el narco

Un tribunal mexicano ordenó el inicio de un juicio penal contra el exgobernador interino, José Jesús Reyna García, por sus presuntos nexos con el cártel de "Los Caballeros Templarios"
Exgobernador de Michoacán a juicio por nexos con el narco
El exmandatario local se encuentra preso en un pelal del céntrico Estado de México.
Foto: EFE

México.- Un tribunal mexicano ordenó el inicio de un juicio penal contra el exgobernador interino del estado de Michoacán, José Jesús Reyna García, por sus presuntos nexos con narcotraficantes del cártel de “Los Caballeros Templarios“, informó el Poder Judicial.

El Consejo de la Judicatura Federal, órgano encargado de la administración y vigilancia de los tribunales en el país, indicó en un comunicado que un juzgado penal en el Estado de México (centro) emitió el auto de formal prisión, que implica el inicio de un juicio, contra Reyna García.

La fuente precisó que la medida contra el exfuncionario obedece a “su probable responsabilidad en la comisión del delito de delincuencia organizada” en la modalidad de narcotráfico, por sus posibles nexos con los “templarios”, organización criminal que opera en Michoacán (suroeste).

Reyna, de 62 años, fue detenido a principios de abril pasado por su probables nexos con integrantes del crimen organizado.

Desde entonces se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social Número Uno, en el municipio de Almoloya de Juárez, en el Estado de México.

Integrante del Partido Revolucionario Institucional (PRI, en el poder federal), Reyna fue secretario de Gobierno (Interior) de Michoacán a partir de 2012 y asumió como gobernador interino del estado entre el 22 de abril y el 23 de octubre de 2013, cuando reemplazó por razones de salud a Fausto Vallejo.

Recientemente fue divulgado en las redes sociales un video sobre una presunta reunión de Reyna en 2011 con Servando Gómez, alias “la Tuta”, el líder del cártel de “Los Caballeros Templarios”, acusado de producción y tráfico de drogas, extorsión, secuestro, tráfico ilegal de minerales y otros delitos en Michoacán.

El Gobierno federal decidió en enero pasado enviar miles de soldados y policías a Michoacán para contener la violencia generada por los “templarios” y la expansión de los grupos civiles de autodefensa surgidos hace un año para enfrentar a los criminales, en un contexto de inoperatividad de las autoridades estatales.