Eligiendo futuro candidato: ¿Jeb o George P. Bush?

Dentro de la familia Bush deberán decidir el futuro político de sus integrantes
Eligiendo futuro candidato: ¿Jeb o George P. Bush?
Jeb Bush ha iniciado el proceso de apoyar a ciertas campañas para las elecciones legislativas de noviembre.
Foto: Getty Images

Política

Mucho se ha hablado de la posible candidatura de Jeb Bush en las elecciones presidenciales de 2016. El sector empresarial republicano y una mayoría del electorado moderado de este partido hacen “conejitos” para que el ex gobernador de Miami decida a favor de una batalla política con Hillary Rodham Clinton.

Jeb Bush tiene que contemplar dos situaciones antes de meterse de lleno a las elecciones presidenciales de 2016.

Primero, la población norteamericana, particularmente su electorado, ya tuvo la experiencia no muy grata de dos Bush en la Casa Blanca.

A su padre, George H.W. Bush, le fue muy bien en cuestiones de política exterior. En septiembre de 1990 lideró una coalición multinacional contra el Ejército de Saddam Hussein, quien había ordenado la invasión de la república árabe de Kuwait.

Sin embargo, durante su período presidencial, la economía norteamericana viró de cabeza, hubo una recesión y, en consecuencia, perdió las elecciones de 1992 a manos de Bill Clinton.

Su hermano, George W. Bush, fue un presidente mediocre. Ensambló una coalición para derrocar el Gobierno de Saddam Hussein con argumentos inventados. Su Gobierno hizo creer que Irak tenía bombas atómicas y un arsenal de armas químicas y biológicas. Fue una vil mentira, no hubo nada de eso.

Por otro lado, la economía de Estados Unidos, durante su Gobierno fue calamitosa. Sus políticas de desregulación produjeron el abuso de inversionistas financieros y generaron problemas serios en los bienes raíces, el cual repercutió a otros sectores económicos y eventualmente produjo una recesión económica a nivel mundial.

¿Hasta qué punto es viable la candidatura de otro Bush en las elecciones presidenciales de 2016?

En este momento, muchos norteamericanos no quieren saber nada de otro Bush en la Casa Blanca. La gran mayoría del electorado nacional todavía no olvida las incongruencias del mayor de los Bush.

Segundo, si es que Jeb Bush decide participar en las elecciones de 2016, estaría poniendo en la tumba la probable candidatura de su hijo mayor George P. Bush, quien se ha convertido en un prospecto real para llegar a la Presidencia en las elecciones de 2024 ó 2026.

Para entonces el electorado nacional ya se habría olvidado las malas experiencias de los otros Bush que estuvieron en la Casa Blanca.

George P. Bush es un joven con una oratoria prodigiosa, muy educado, carismático, y tiene la virtud de tener ascendencia mexicana. Su madre, Columba Garnica Gallo, es oriunda de la ciudad de León, México. Fisiológicamente, George P. Bush se parece mucho a los jóvenes latinos que les gusta jugar el soccer.

En consecuencia, el próximo candidato de la familia de los Bush no es el ex gobernador de Miami. Es su hijo George P. Bush, quién le daría a Estados Unidos el primer presidente con sangre latina.

Jeb Bush debe ser un buen padre y esperar que su hijo convierta sus sueños en realidad.