Los Clippers quieren seguir soñando

Necesitan ganar este jueves al Thunder para forzar el séptimo partido de su serie.
Los Clippers quieren seguir soñando
Chris Paul tuvo un terrible final del juego 5 y ahora los Clippers necesitan ganar dos partidos para avanzar.
Foto: Getty Images

Por Los Clippers de Los Ángeles llegaron a los playoffs de la NBA sin haber alcanzado nunca en su historia la final de la Conferencia Oeste, mucho menos haber peleado por un título del mejor basquetbol del mundo.

El camino para los Clippers se puso más difícil la noche del martes, cuando el equipo dejó escapar una ventaja de 13 puntos en los últimos tres minutos y medio en contra del Thunder de Oklahoma City, perdiendo de manera dramática y quedando al borde la eliminación.

Convertidos, súbita y sorprendentemente, en el equipo noticia de Los Ángeles, los Clippers salen este jueves a tratar de superar otro obstáculo y mantenerse con vida en la temporada, al recibir al Thunder en el sexto partidos de la serie, la cual le favorece a Oklahoma City 3-2.

Si Los Ángeles puede ganar, enviaría la serie a un séptimo y decisivo encuentro; y si no, todo habrá terminado a nivel cancha en esta campaña y el acontecer deportivo cederá totalmente ante el drama directivo de Donald Sterling.

Pero para poder ganar, los Clippers necesitan dejar atrás el ardor de la derrota del martes.

“Es lo más difícil que me ha sucedido en el basquetbol”, dijo ante la prensa el guardia y líder del equipo, Chris Paul, quien tuvo un final de juego errático. Sus dos balones perdidos y un foul de tres puntos, todo en el minuto final de partido, le permitieron al Thunder lograr la improbable voltereta. “Todo lo que pasó al final fue por mí. Fue simplemente mal basquetbol”.

Los Clippers lo regalaron, pero tampoco les ayudó una decisión controversial de los oficiales, que le dieron a Oklahoma City un balón que le debió de pertenecer al equipo visitante tras ser echado afuera por Reggie Jackson tras la acción defensiva de Matt Barnes.

“Fuimos robados”, aseveró el entrenador Doc Rivers. “Cometimos nuestros errores, pero tenemos un sistema de repetición y decir que no pudimos ver todos los ángulos, eso es un montón de basura”.

Los Clippers, como lo vienen acostumbrando, cerraron filas luego del tropiezo. Tuvieron una reunión en el vuelo de regreso a Los Ángeles y ayer practicaron en sus instalaciones, todavía fresco el mensaje que les dio Rivers: “Escuchen, no importa. Vamos 3-2, tienes que ganar en casa y después ganar de visitante”.