Maribel Guardia angustiada por su excuñado

Federico Figueroa aparece en narcomantas en Cuernavaca
Maribel Guardia angustiada por su excuñado
Maribel Guardia no puede creer que se relacione a Federico con el crimen organizado.
Foto: Cortsía Basta!

Maribel Guardia manifestó su profunda preocupación tras las amenazas de muerte que ha recibido últimamente su excuñado Federico Figueroa, en la ciudad de Cuernavaca, Morelos, y es que la situación es alarmante porque su hijo Julián viaja constantemente para ver a su familia.

“Siempre voy a dejar que Julián vaya con su papá, que lo vea y que comparta con su familia, y pido a Dios que lo cuide”, suplicó.

La narcomanta que apareciera el pasado 6 de mayo en un puente peatonal de la carretera México-Cuernavaca a la altura del centro comercial Plaza Galerías decía textualmente: “Esto va dirigido a todos los lacras y put** secuestradores y extorsionadores, para ti marrano de mierda (Mario Casarrubias) y el put* cartel Guerreros Unidos ya pasaron los limites al igual que tu Federico Figueroa, ustedes han sido los responsables y causantes de todo lo que ha pasado en Morelos” (sic).

Incluso trascendió que las amenazas son directas al hermano de Joan Sebastian, como se pudo leer en otro mensaje.

“Tu Federico Figueroa y Mario Casarrubias quieren pelear hijos de su put* madre, vamos a pelear put** y a la familia se le respeta perros, ojo por ojo y diente por diente, con todo respeto Gobierno Federal Estatal y municipal y Sr. Gobernador del estado de Morelos no se metan por estas basuras” (sic).

Este hecho sigue siendo una sorpresa para Maribel Guardia, quien no puede creer que se relacione a Federico con el crimen organizado.

“No sabía, me sorprende, es un tipo maravilloso, un hombre trabajador que es padre de familia y Joan lo ve como un hermano, y lo ha criado desde chiquito, sólo le pido a Dios que lo proteja”, comentó.

Con respecto a la relación que mantiene su hijo Julián con su tío y manager de su padre, Joan Sebastian, la actriz aseguró que podría ser una equivocación y espera que las autoridades tomen cartas en el asunto.

“Dios quiera que las amenazas desaparezcan, no sólo para él, sino para toda la gente cercana”, concluyó.