Nancy Pelosi confía en aprobación de la reforma migratoria

La legisladora de California se muestra “optimista” respecto a la reforma migratoria y al control de los demócratas en el Senado
Nancy Pelosi confía en aprobación de la reforma migratoria
La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense, Nancy Pelosi.
Foto: Archivo / EFE

WASHINGTON, D.C. – La líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, escuchaba misa en St. Helena (California) cuando leyó en un mensaje en una servilleta que otra madre hispana iba a ser deportada. Fue una anécdota más de las que ha recabado en sus viajes por EEUU y que, como madre, abuela y legisladora, le llenan de indignación.

En entrevista con La Opinión, Pelosi aseguró que los indocumentados sin antecedentes penales deben recibir alivios migratorios de la Administración Obama, pero la Cámara Baja debe aprobar ya la reforma.

“Los republicanos pueden decir lo que quieran pero la pelota está en su techo ¿Por qué no nos dan el voto que pedimos? Para junio tendrán que decidir lo que harán con esto”, dijo Pelosi, desde su espaciosa oficina en el Capitolio.

A Pelosi le indigna que los republicanos, sin presentar aún ningún proyecto de ley, la culpen de obstaculizar las negociaciones en 2013 del “Grupo de los ocho” demócratas y republicanos en la Cámara Baja.

“No nos gustaban ciertas partes de la legislación pero la apoyamos, y ellos fueron los que abandonaron las negociaciones”, insistió Pelosi, al afirmar que la reforma “es la respuesta a todos los retos” del sistema migratorio.

El presidente de la Cámara Baja, el republicano John Boehner, afronta presiones de conservadores a favor y en contra de la reforma y, pese a críticas del “Tea Party”, se prevé que permanecerá en el cargo en 2015.

Pelosi afirmó que los republicanos “están soñando si creen que van a ganar el Senado” en noviembre próximo, pese a que solo necesitan seis escaños para lograrlo.

“Se basan en fuentes secretas de dineros de grupos de intereses especiales, que están saturando los medios… pero nosotros tenemos un plan, buenos candidatos, incluyendo hispanos, y estamos acumulando los recursos”, subrayó.

Ante la quijotesca meta de lograr 19 escaños para recuperar la Cámara Baja, los demócratas apuestan por una agenda progresista centrada en asuntos como la desigualdad salarial, y la movilización de votantes, en particular de las mujeres, los jóvenes y las minorías.

Pelosi defendió la agenda económica que lanzaron los demócratas en enero pasado para la seguridad económica de las mujeres, porque “cuando las mujeres avanzan, sabemos que EEUU avanza”.

La brecha entre ricos y pobres es la más grande desde antes de la Gran Depresión, y ocurre principalmente en áreas urbanas con alta concentración de minorías, incluyendo el distrito de Pelosi en San Francisco.

Nueva York, California y Florida contienen 15 de los 25 distritos electorales con las mayores desigualdades salariales de EEUU, según el Censo.

En 2007, cuando se convirtió en la primera mujer presidenta de la Cámara Baja en la historia de EEUU, Pelosi prometió “limpiar” el fango en el Congreso.

Durante su gestión hasta 2011, la Cámara Baja aprobó leyes como el “Acta de Lilly Ledbetter”, para la equidad salarial; una ley contra la discriminación en contrataciones laborales; el “Dream Act” para estudiantes indocumentados; la reforma de salud de 2010, y una reforma hipotecaria, entre otras. Los demócratas ahora promueven mayores inversiones en programas educativos que beneficien a los latinos, aseguró Pelosi.

Siete años más tarde, desde la minoría, Pelosi responsabiliza a los republicanos por la acritud en el Capitolio, las batallas presupuestarias y la parálisis en asuntos como el aumento al salario mínimo, inversiones en la educación, la renovación de beneficios de desempleo, y el combate a la desigualdad o el cambio climático.

Ambos partidos además están divididos sobre las investigaciones del ataque contra el consulado de EEUU en la ciudad libia de Bengasi en 2012, la crisis en Ucrania, y posibles sanciones contra Venezuela, entre otros asuntos internacionales.

  • 6 de junio de 2013.- Republicanos eliminan fondos para programa de “acción diferida” (DACA) para estudiantes indocumentados. Medida no pasa al Senado.
  • 2 de Octubre 2013.- Los demócratas presentan medida bipartidista HR15 para la reforma migratoria, con 200 copatrocinadores.
  • 30 de enero de 2014.- Republicanos opuestos a reforma que aprobó el Senado en 2013 presentan sus propios “principios” migratorios.
  • 26 de marzo de 2014.- Demócratas circulan petición especial para forzar voto de HR15. Petición aún no tiene las 218 firmas requeridas.
  • 2 de abril de 2014.- Republicanos bloquean esfuerzos de votar HR15 en el Comité de Presupuesto.
  • 7 de abril de 2014.- Republicanos bloquean esfuerzo de añadir HR15 a otra medida legislativa en el Comité de Reglas.
  • 6 y 7 de mayo de 2014.- Fracasan nuevos intentos de someter a voto HR15.
  • 8 de mayo de 2014.- Republicanos rechazan por tecnicimismo enmienda demócrata para la legalización de indocumentados que se inscriban en las Fuerzas Armadas.