Trabajadores hispanos en NYC participan en #FastFoodStrike

La protesta pide mejoras de salarios para trabajadores de restaurantes de comida rápida a nivel mundial
Trabajadores hispanos en NYC participan en #FastFoodStrike
Trabajadores, activistas y organizaciones se congregaron desde las primeras horas de la mañana en la calle 34 y Herald Square en Manhattan.
Foto: Victor Matos

Nueva York— Los trabajadores de restaurantes de comida rápida del país se unieron a una huelga en defensa de un salario mínimo de $15 por hora. Bajo la consigna La Lucha por 15 (The Fight for 15), empleados de compañías como McDonald’s, Burguer King, Domino’s Pizza y Subway alzaron puños y voz en reclamo mejoras inmediatas.

Sin temor y a paso firme, el mexicano Daniel Bermúdez marchó a lo largo de Broadway rumbo a una sucursal de Domino’s Pizza situada en las calles 40 y Fashion, acompañado de unas 500 personas que al unísono demandaron un salario digno y no de sobrevivencia.

“He trabajado en una sucursal de la pizzería Papa John’s por tres años sin un solo aumento salarial”, enfatizó. “El alto coste de vida nos hunde mientras estas compañías se enriquecen con nuestro trabajo”.

La campaña se originó en Nueva York en noviembre de 2012, cuando 200 trabajadores de cadenas de comida rápida exigían $15 y el derecho se sindicalizarse sin represalias, y tuvo continuidad en una huelga registrada en agosto de 2013.

En diciembre pasado los afectados volvieron a movilizarse para impulsar su reclamo. A principios del año trabajadores en tres estados del país presentaron demandas colectivas contra McDonald’s exigiendo una paga de $15 por hora.

La campaña alcanzó un nivel global con la huelga simultánea en 230 ciudades de 33 países en los seis continentes, incluyendo Argentina, Bélgica, Brasil, Alemania, India, Japón, Panamá y Reino Unido.

En la Gran Manzana los trabajadores latinos tomaron la batuta de varias acciones. Cerca de 40 trabajadores de una franquicia de Domino’s Pizza, con sucursales en Washigton Heights y Downtown Manhattan, encabezaron un contingente que avanzó desde la calle 34 y Herald Square hasta las calles 40 y Fashion.

La lluvia no logró apagar los gritos de empleados como Próspero Sánchez, quien trabaja en una sucursal de Domino’s Pizza en Washigton Heights desde hace más de una década.

Exigimos lo que meremos. Mi trabajo no se limita a entregar pizzas a domicilio. La tienda me obliga a realizar otras actividades que no me remunera”, apuntó. “No tenemos miedo. Somos cientos en lucha por justicia”.

Actualmente, la media salarias de los trabajadores de comida rápida es poco más de $9 por hora, o cerca $18.500 anuales. That’s roughly $4,500 lower than the Census Bureau’s poverty threshold level of $23,000 for a family of four. Eso es alrededor de $4.500 debajo del nivel de umbral de la pobreza de la Oficina del Censo, que consta de de $ 23,000 para una familia de cuatro.

“Los ‘Mc-trabajos’ (en referencia a McDonald’s) son un freno en nuestra economía” sentenció el asambleísta Karim Camara, presidente del Black and Latino Caucus.

Una propuesta de ley (S6516/A9036) apoyada por la organización RaiseUpNY y patrocinada por la senadora estatal por Yonkers, Andrea Stewart Cousins, y el asambleísta Camara busca que los condados de Nueva York puedan promulgar localmente salarios mínimos más altos.

Para seguir los pormenores de la protesta a nivel mundial puede visitar el hashtag #FastFoodGlobal y #FastFoodStrike en Twitter y Facebook.