Aprende a elegir tu fragancia ideal

El reconocido perfumista Alberto Morillas te ofrece sus tips para escoger un perfume
Aprende a elegir tu fragancia ideal
Foto: Shutterstock

“Sustancia que se utiliza para dar buen olor”. Así define la Real Academia de la Lengua Española al perfume, esa mezcla de aceites esenciales de origen natural que desde la antigüedad se convirtió en una pieza de nuestro diario vestir.

Y es que, ¿a quién no le gustan los perfumes? ¿Quién no tiene una o más fragancias en el botiquín del baño o el clóset?

La fascinación por oler bien data desde la antigua Grecia, donde se originaron los primeros pasos de la industria de la perfumería, desarrollada por los árabes y los romanos.

Durante la época del Renacimiento se extendió desde España a varios países europeos, siendo Francia el que por el siglo XIV estableció los cultivos exclusivos de flores para su elaboración, convirtiéndose en el centro de su diseño y comercio.

“Tanto para la mujer como para el hombre, el vestir un perfume es el primer acto de evidenciar su personalidad“, dice el reconocido perfumista Alberto Morillas, uno de los pocos hispanos que ha logrado penetrar con triunfo la competitiva y cerrada industria de la perfumería.

El perfume te da más confianza, te hace sentir diferente, te pone a pensar, te relaja y hasta te hace decirle a alguien, ¡qué bien hueles!”, agrega.

Además de marcar la identidad del individuo, el perfume es usado por muchos hombres y mujeres como un arma de seducción, por aquello que el sentido del olfato tiene el poder de influenciar en los estados de ánimo, los deseos, los recuerdos, los sentimientos y el comportamiento de nosotros mismos y quienes nos rodean.

“Por ello es importante saber cómo elegir la fragancia que nos viene bien, que nos pertenece”, concluye Morilla.

Tips para su elección

Morilla, originario de Sevilla, España, asegura que el escoger un perfume, entre la gran variedad que existen, es un acto de creatividad. Y para que esta creatividad sea la mas elocuente con el gusto de tu olfato y PH corporal te aconseja:

  • Ir a la perfumería y tener el valor de probarte tan solo dos fragancias. La acción puede resultar difícil para las amantes de las fragancias, pero cuando se huelen o aplican varios perfumes a la vez se crea en el olfato una mescolanza de aromas que no nos dejan apreciar el verdadero olor del perfume con el que sintonizamos.
  • Nunca aplicarte el perfume en la mano. En está área del cuerpo el olor se oxide con rapidez. “El perfume se prueba en la parte interior del codo. Es ahí donde el perfume agarra vida y se puede oler de manera fácil.
  • Comprar en frasco pequeño la fragancia que nos gusta. Esto a la larga resulta mejor que el frasco demasiado grande, ya que el perfume se oxida. “Cuando se compra un perfume lo tienes que utilizar porque es como el vino, cuando lo dejas abierto por mitad pierde su aroma, se oxida, se avinagra y, en ese caso, resulta mejor tirarlo”.

Aunque nos guste mucho el olor de una fragancia, Morellas dice que debemos intercalar su aplicación con dos o tres más. ¿Por qué? “Porque cuando utilizamos siempre la misma fragancia, muchas veces te acostumbras tanto a ella que ya no tienes el placer de olerla. Y yo creo que es muy importante, primero, que cuando te lo apliques un perfume tengas el placer de olerlo, de sentir placer y alegría con su fragancia”, explica.