Tensión en diálogo

Todo 'depende de Nicolás Maduro', dicen opositores venezolanos
Tensión en diálogo
Coordinador de la MUD, de Venezuela, Edmundo González.
Foto: EFE

SAN JOSÉ, Venezuela (EFE).— El coordinador de enlace internacional de la opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) de Venezuela, Edmundo González, dijo ayer en Costa Rica que la reanudación del diálogo en su país depende de la voluntad del Gobierno de Nicolás Maduro para el cumplimiento de varios puntos.

“El Gobierno es el que tiene la responsabilidad de que esto llegue a buen puerto. Si tiene voluntad podremos arrancar […]. Si no se dan pruebas concretas no podemos seguir hablando con un interlocutor que incumple con lo ya preestablecido”, expresó González en una conferencia de prensa.

González citó varios puntos para que el diálogo fructifique como la liberación por razones humanitarias de Iván Simonovis, condenado por los sucesos del golpe que en abril de 2002 derrocó brevemente al expresidente Hugo Chávez y considerado por la oposición como “un preso político”.

Además, el sobreseimiento de las causas abiertas contra los manifestantes detenidos en los últimos tres meses de protestas y el establecimiento de una comisión de la verdad “confiable”, explicó el opositor venezolano.

González realiza este fin de semana una visita a Costa Rica para exponer la situación política y social de Venezuela ante medios de comunicación y diputados del país centroamericano.

“La solución de esta crisis pasa por el camino democrático, constitucional y pacífico”, afirmó.

González dijo que el diálogo es una “política racional” y afirmó que el presidente Maduro ha perdido credibilidad al denunciar sin pruebas planes desestabilizadores e intentos de golpe de Estado.

“Sí tenemos claro que el diálogo es una lucha política en la que vamos a seguir trabajando. Ocho de cada diez venezolanos quieren el diálogo porque saben la dimensión de la crisis”, manifestó.

Sobre una posible reunión de la MUD el domingo en Caracas con los cancilleres de Ecuador, Brasil y Colombia y representantes del Vaticano, González dijo que si se realiza podrán exponerles su posición y pedirles que intervengan para que se cumplan las exigencias.

“Ya vamos para tres meses de esta crisis. Es una crisis con 43 muertos y tres mil detenidos. Eso da una idea de la magnitud del problema”, comentó el representante de la MUD al referirse a las protestas contra el Gobierno de Maduro.

Declaró que “la violencia no ha cesado, la represión no ha disminuido y el número de detenidos aumenta” día con día.

González dijo que diversos planteamientos de la MUD en el marco del diálogo no han recibido una respuesta del Gobierno como, por ejemplo, la necesidad de que se reúna con líderes estudiantiles y sindicales, revisar los casos de los “presos políticos” y rectificar medidas económicas.

El proceso de diálogo atraviesa su peor momento poco más de un mes después de haber sido lanzado con el fin de tratar de superar la crisis abierta en febrero con las protestas contra el Gobierno.

La oposición anunció el martes pasado su decisión de dejar en suspenso el diálogo hasta que el Gobierno tuviera “gestos” que reflejaran con acciones los acuerdos alcanzados en el diálogo.

González afirmó ayer que Venezuela atraviesa una crisis económica y social, con desabastecimiento de alimentos y de artículos de primera necesidad, con un mercado negro del dólar, aumento de la deuda y altos índices de asesinatos y pobreza.

Además, señaló al Gobierno de Maduro de coartar la libertad de prensa y de expresión, de perseguir a los opositores y de aplicar un uso desproporcionado de la fuerza.