En Pomona seguirán decomisos a indocumentados

Activistas temen siga la desconfianza hacia la policía en Pomona mientras el Concejo no apruebe parar los decomisos de autos
En Pomona seguirán decomisos a indocumentados
El Concejo de Pomona no parobó una medida para detener decomisos de autos a indocumentados con delitos menores.
Foto: Archivo / La Opinión

El rechazo anoche de una iniciativa que habría cancelado los decomisos de coches a los indocumentados si eran detenidos por un delito menor en la ciudad de Pomona, podría minar la seguridad pública, temen activistas y una concejala.

Con cuatro votos en contra, dos a favor y una abstención, el Concejo de Pomona desechó una propuesta cuyo propósito central era detener las confiscaciones de autos conducidos por inmigrantes sin papeles. Esto ocurre a ocho meses de que el estado empiece a otorgarles licencias de manejo.

“Lo que más me preocupa es que los niños ven cómo les quitan los carros a sus padres, a sus familiares, a sus amigos y crecen con cierto resentimiento hacia un departamento al que deben acercarse con confianza para pedirle ayuda”, expresó la concejala Cristina Carrizosa, autora de la iniciativa.

En los últimos ocho años, esa corporación ha sido criticada por las múltiples incautaciones de vehículos de inmigrantes. Activistas aún recuerdan aquella oscura jornada de 2006 en la que 422 automóviles fueron confiscados en apenas 12 horas.

La propuesta de Carrizosa se fue modificando como resultado de varias semanas de debate.

“La gente humilde, los inmigrantes, los indocumentados, son los que pierden más, pero la comunidad en general también pierde”, dijo el activista Benjamin Wood. “En Pomona hay violencia y un gran factor de eso es la falta de confianza a la Policía y son los inmigrantes los que menos confían en ésta”, agregó.

Con una población mayormente latina (71%), el municipio toma un respiro después de una ola de asesinatos relacionados con pandillas. El año pasado hubo 29 homicidios, más del doble que en 2011.

Pero la Policía de esa localidad se opuso a la ordenanza de Carrizosa. Su aprobación, advirtió su jefe Paul Capraro, “incidirá significativamente en las operaciones” de la corporación “y no afectará de manera positiva la seguridad pública en Pomona”.

De acuerdo a un reporte que la agencia entregó al Centro de Jornaleros de Pomona, del 1 de enero de 2011 al 13 de junio de 2013, se decomisaron más de 12 mil vehículos en esa localidad y se extendieron casi 5 mil infracciones por manejar sin licencia. Por ello, más de medio millón de dólares entraron a las arcas del municipio.

“Tenemos que seguir luchando”, dijo el activista Alerta Cali (así se identifica por temor a represalias). “El problema es que están en tiempos de elecciones y, por una parte, [los concejales] sí quieren ayudar a los hispanos, pero, por otra, sólo están jugando con el sistema”, agregó.

Wood coincide: “saben que los más afectados son gente que no vota y en eso basan su decisión”.

No fue posible contactar inmediatamente a ediles que votaron contra la propuesta, ni a voceros de la Policía de Pomona.

La Opinión reportó en noviembre de 2013 el caso de un jornalero que sufrió 14 decomisos en nueve años en esa ciudad y pagó unos $18 mil para recuperarlos.