Lo bueno de los alimentos enlatados (video)

Te contamos algunos mitos y realidades sobre el consumo de alimentos enlatados
Lo bueno de los alimentos enlatados (video)
Una ensalada fácil y rápida puede prepararse usando atún enlatado.
Foto: Morguefile

NUEVA YORK.— La comida enlatada tiene muchas ventajas, a pesar de la mala reputación que se le ha creado.

Así lo afirma la reconocida nutricionista y dietista Rebecca Scritchfield, quien asegura que el contenido nutritivo de los alimentos enlatados es bastante similar, e incluso a veces mayor, al de los mismos alimentos frescos.

“Es interesante que algunas comidas enlatadas conservan mejor los nutrientes que las comidas frescas o congeladas”, dice. “Por ejemplo, los tomates en lata tienen más licopeno, un poderoso antioxidante que ayuda a reducir células cancerosas; y en los frijoles negros y otros tipos de granos, el enlatado ayuda a incrementar la fibra, importante para reducir el colesterol”.

La representante de Cansgetyoucooking.com, una página dedicada a incentivar el cocinar en casa, explica que el proceso de enlatado, desde la planta a la lata final, toma generalmente unas cuatro horas, el mismo tiempo que tarda empacar los alimentos congelados, por lo que se logra mantener los valores reales del ingrediente.

“Cuando se envasan las frutas o verduras no pierden ninguno de sus nutrientes. Esto es porque se detiene el proceso de descomposición hasta que la lata se abre de nuevo”, agrega Manuel Villacorta, dietista registrado y autor del libro Eating Free (eatingfree.com). “Esto significa que si se envasan poco después de la cosecha, entonces pueden contener niveles altos de nutrientes, al igual que las frutas y verduras traídas de una tienda de comestibles frescos”.

La mayoría de las personas que desconfían del uso de comida enlatada, lo hacen por temor al uso de preservativos y el alto contenido de sodio que muchas presentan. Para los expertos la solución está en saber escoger el producto que se va a consumir.

“Las latas como tales no necesitan preservativos, a pesar de que algunas compañías los usan”, dice Scritchfield. “El sodio no es un preservativo, por ejemplo, su uso es para atender los requerimientos de sabor de las personas, a quienes en su mayoría le gustan las comidas con sal, por lo que es normal encontrarla en las latas de frijoles o salsas de tomate”.

“Yo recomiendo lavar los frijoles antes de usarlos en ensaladas o donde se desea, para bajar la cantidad de sodio que traen. Finalmente los beneficios son iguales a los frijoles secos: alta fibra y proteínas”, complementa Manuel Villacorta.

Pero también se pueden encontrar latas de variados productos sin sal agregada, por lo que los nutricionistas recomiendan simplemente leer con atención las etiquetas de cada lata que se compre y revisar bien sus ingredientes.

Ingredientes

2 tazas (una lata de 15 oz.) de frijoles blancos, lavados y colados

2 tazas (una lata de 15 oz.) de corazones de alcachofas, colados y cortados

1 apio, cortado finamente

2 cucharadas de cebolla roja, picada finamente

1 lata de atún (6 oz.), colado y desmenuzado

3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

Jugo y ralladura de 1 limón

1/4 de taza de perejil picado finamente

Sal Kosher y pimienta negra

Preparación

Combine todos los ingredientes en una ensaladera, y sazone al gusto con sal y pimienta. Remueva suavemente y refrigere por 45 minutos antes de servir.

Sirva la ensalada en una cama de lechuga con pan tostado, o dentro de un pan, estilo sandwich. Salen cuatro porciones.

Ensalada:

3 tazas de sandía sin semilla

1 lata ( 11 oz) de maíz, colado

1 taza de hojas de rúgula

1/4 de taza de queso feta

2 cucharadas de menta cortada (opcional)

Ingredientes

Aderezo:

1/4 de taza de jugo de naranja

1 cucharada de ralladura de la piel de la naranja

1 cucharadita de miel

3 cucharadas de aceite de oliva extra virgen

Sal y pimienta al gusto

Preparación

Para el aderezo: en un envase mediano, mezclar el jugo de naranja, la ralladura y la miel. Agregarle el aceite de oliva poco a poco, mientras se bate suavemente. Aliñar con sal y pimienta al gusto.

Para la ensalada: en una ensaladera grande, combinar la sandía cortada en cuadros, el maíz y la rúgula. Mezclar con el aderezo de naranja. Adornar con el queso feta desmoronado y la menta.

Las latas muestran las fechas de caducidad o expiración como indicativo del momento en que el fabricante recomienda comer ese alimento para obtener mejor sabor y calidad. No se refieren a la seguridad del producto.

En general, los alimentos enlatados muy ácidos como los tomates o la piña van a retener su mejor calidad en los estantes por 12 a 18 meses, si se almacenan en un lugar limpio, fresco y seco, según el USDA. Los alimentos enlatados con baja acidez como la carne, aves, pescados y casi todas las verduras, van a retener su calidad óptima entre dos a cinco años.

Fuente: Consumer Report