¿Su ‘sueño americano’? Conseguir trasplante de riñón

Maria de Jesús tiene la meta de colectar 70 mil dólares para su tratamiento médico
¿Su ‘sueño americano’? Conseguir trasplante de riñón
Los días están contados para María de Jesús si no consigue atención médica. A su lado, su hermano Heriberto Saldívar.
Foto: Ciro César / La Opinión

No fue encontrar un empleo, ni seguir la ruta típica de sus paisanos, el motivo por el que María de Jesús Saldívar cruzó ilegalmente el peligroso desierto de Texas hace casi dos años. Su “sueño americano” es recibir un trasplante de riñón que extienda su vida.

María de Jesús, de 20 años, ha sido diagnosticada con insuficiencia renal crónica en fase terminal y no tiene los fondos, ni el plan médico para pagar la cirugía. En otras palabras, sus días están contados.

“Yo me vine con esa ilusión de obtener mi trasplante y poder hacer mi vida normal”, dice la originaria de Jalisco, quien a pesar de su delicado estado de salud trabajó en los campos del norte de California cosechando tomates y chiles para cubrir parte de sus gastos médicos. “Era pesado”, cuenta.

Hace unas semanas ella acarició su objetivo: recibía tratamiento de hemodiálisis (que suple parcialmente la función de los riñones), pagados a través de Medi-Cal de emergencia, y le prometieron programar la operación. Pero todo se desvaneció cuando le preguntaron su estatus migratorio.

“Me deprimí mucho porque me habían dicho que aquí había mejores atenciones”, cuenta con lágrimas.

Hace un mes, su hermano Heriberto, de 27 años, vino a apoyarla y está dispuesto a donarle un riñón, aunque desconoce si son compatibles. Desde que ella vino a Estados Unidos él intentó obtener una visa humanitaria pero se la negaron. Por eso también ingresó al país ilegalmente.

Huérfanos de padre y madre, estos hermanos no tienen familiares en EE UU.

Ayer lunes, ambos llegaron a Los Ángeles procedentes de Gustine, a 28 millas de Modesto. Tienen la ilusión de encontrar aquí algún programa médico que cure a María de Jesús.

“Por salvar su vida ella la arriesgó, porque sin riñones ella caminó por el desierto […] ha trabajado en los campos, con el calor y las largas jornadas; realmente yo la admiro”, dice Heriberto.

“Venimos con una maleta llena de ropa y un sueño, que es el que mi hermana tenga un trasplante”, señala Heriberto. “Yo le quiero dar una segunda oportunidad de vida”, agregó.

La fundación Maywood Para Todos les ha ayudado con vivienda y alimentación, y para recaudar fondos ya prepara un lavado de autos el domingo 25 de mayo y una kermes el domingo 1 de junio en el estacionamiento de sus oficinas, ubicadas en el 6061 Atlantic Blvd, en Maywood.

“Ellos no tienen absolutamente nada”, dijo su presidente Eric Díaz. “Todo va a ser de mucha ayuda”

Los hermanos Saldívar abrieron una cuenta en un sitio de internet especializado en colectar fondos (http://www.gofundme.com/kidneyformary). Su meta es obtener al menos $70 mil, pero en un mes apenas han recibido $530.