Landon, el grito urgido y deseado

Donovan anota doblete para imponer récord de goles en la MLS y cerrar una semana de emociones
Landon, el grito urgido y deseado
Landon Donovan cabecea el balón ante Sheanon Williams en el StubHub Center.
Foto: GETTY IMAGES

Nada más al empujar el balón a las redes en una diagonal de Robbie Keane, Landon Donovan, con un rostro serio, dio algunos pasos, cerró los ojos y gritó al cielo como pocas veces se le había visto, mientras se iba a de rodillas al césped.

Eran los 49 minutos del partido del Galaxy en contra de Filadelfia y para Donovan era el gol del nuevo récord en la MLS (135); era el gol que el mejor jugador estadounidense de la historia y todos sus seguidores querían gritar para sacar la furia acumulada, o mínimo la frustración.

Donovan marcó 2 veces para llegar a 136 en su carrera en la MLS, ayudando al Galaxy a golear 4-1 al Union, tres días después de que el llamado “Capitán América” había sido dejado fuera de la que iba a ser su cuarta Copa del Mundo por el seleccionador Jurgen Klinsmann.

“Han sido tres días emotivos. Muchas bajas y muchas altas, honestamente”, dijo Donovan entrevistado después del juego por una reportera de televisión. “Ha pasado un rato [desde su último gol]. Han sido muchas emociones; obviamente por el gol 135, y teniendo en la mente lo que pasó esta semana”.

A los 81 minutos, Donovan anotó otra vez, el cuarto de su equipo luego de otra asistencia del irlandés Keane, con un remate de zurda pegado al poste, y de inmediato salió de cambio para recibir una larga ovación de pie en el StubHub Center de Carson.

El hombre de 32 años de edad lanzó besos a todos, y minutos después, cuando el partido concluyó, finalmente rompió con una sonrisa.

Un día después de sugerir ante los reporteros que su exclusión de Brasil 2014 no podía haberse basado por su trabajo durante el campamento de la selección de las barras y las estrellas, Donovan saltó a la cancha como titular.

Llevaba siete meses y medio esperando con marcar su gol 135 y romper un empate con Jeff Cunningham. Ayer tuvo dos y una asistencia, ésta apenas al segundo minuto en un tiro libre rematado por Leonardo.

Donovan tuvo un partido que necesitaba. Y la presión de alguna manera aumenta para Klinsmann, mientras muchos se preguntan si el entrenador alemán pudiera cambiar de opinión de última hora.