Tener Medi-Cal no garantiza tener medicina

Retrasos en procesamiento de solicitudes dificultan la vida de los pacientes
Tener Medi-Cal no garantiza tener medicina
Berenice Cabrilo padece de espondilitis anquilosante y necesita una medicina que cuesta $4,000 cada 6 semanas.
Foto: Ciro César / La Opinión

Berenice Cabrilo, de 25 años de edad, padece de espondilitis anquilosante, una enfermedad reumática que causa la inflamación de las articulaciones de la columna vertebral. Para poder tener una vida casi normal, ella requiere de un medicamento que cuesta alrededor de cuatro mil dólares cada seis semanas.

Berenice se inscribió en la expansión de Medi-Cal bajo la Ley de Salud a Bajo Costo – Obamacare — a finales de marzo, pero no sabe si podrá obtener la medicina que requiere o cuándo podría acudir a su doctor.

Hasta marzo, ella había recibido un subsidio de la compañía Johnson & Johnson para personas con bajos ingresos y sin seguro médico para comprar el medicamento.

“Tengo miedo de ir al doctor, recibir la medicina y que después me digan que tengo que pagar los cuatro mil dólares que cuesta la infusión porque ya tengo seguro médico. Pero tampoco puede esperar mucho. Lo más que puedo esperar son ocho semanas antes de que otra vez la vida se me vuelva intolerable”, dijo Berenice con tono de desesperación en su voz.

“Por nada del mundo quiero regresar a cómo estaba antes de recibir las infusiones”, agregó.

Recientemente Berenice se enteró que su doctor no acepta Medi-Cal y que tendrá que buscar otro especialista. El problema que enfrenta es que no ha recibido la aprobación del programa de salud estatal.

A nivel estatal hay unas 900 mil personas que –como Berenice — aún están a la espera que sus solicitudes sean procesadas por Medi-Cal.

“DHCS (Departamento de Servicios de Salud de California) trabaja con los condados y con Covered California para inscribir a estos individuos lo más pronto posibles… estamos trabajando mucho y dando recursos adicionales para mejorar el tiempo de espera de inscripción”, dijo Anthony Cava, portavoz de esta agencia estatal.

Actualmente hay 10.6 millones de personas inscritas a Medi-Cal. Casi dos millones de éstas han calificado gracias a la expansión de Obamacare.

En el caso de las personas que requieren medicamentos específicos bajo alguno de los planes de salud privados de Covered California, su accesibilidad depende del nivel de cobertura que decidieron pagar.

Entre más alta la cobertura, el costo de los medicamentos podría ser menor, salvo en casos similares a la situación médica de Berenice, en los que el paciente necesita una medicina especial, explican los expertos.

Liz Helms, presidente de la Coalición de Condiciones Crónicas de California, dijo que los planes privados han establecido un nivel especial de medicamentos que obliga a los pacientes a pagar más por ciertos medicamentos.

“Cuando hay enfermedades graves o crónicas el paciente se ve obligado a pagar más por el medicamento. Creemos que esto viola el espíritu de la reforma de salud porque la idea es que el riesgo y los gastos sean distribuidos entre todos los asegurados”, explicó Helms.

Varias organizaciones, entre las que están la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple, la Fundación de Lupus y la Fundación de Epilepsia, enviaron una carta al comisionado de seguros Dave Jones pidiéndole que investigue si lo que están haciendo las compañías aseguradas es permitido bajo la ley.

Actualmente la propuesta de ley (SB 1052) evitaría que los medicamentos tengan “niveles especiales” bajo las aseguradoras privadas.